Enamorados

8 Deseos que satisfacemos al pelear

Algunos estudios revelan que las peleas de pareja no son tan malas como pensamos, habría que revalorarlas y obtener lo bueno de ellas

Ilia Nuñez
Por Ilia Nuñez
  • Peleas de pareja.

    Peleas de pareja.

Todas las parejas pelean, cada persona tiene una reacción diferente a las peleas pero podríamos decir que la mayoría de todos nosotros las considera algo dañino para la relación, y aunque a veces no podemos, tratamos de no pelear.

Sin embargo hay dos estudios científicos que señalan que las peleas de pareja tienen algo que no es tan malo como creemos, nos referimos a las peleas que están encaminadas a encontrar una solución y que al final, la pareja va a sentirse más unida y más fortalecida, ya que hay tres tipos:

1.- Pelea donde al final los dos quieren sentirse mejor con el otro.

2.- Pelea donde uno de los dos quiere exponer sus ideas y que su pareja le de la razón.

3.- Pelea en la que ninguno está tratando de solucionar algo.

 

¿Qué tanto peleas con tu pareja?

 

En cuanto a las peleas del primer tipo, las personas satisfacemos algunos deseos e ideas que están muy en el fondo del corazón, y que no es tan fácil explicar, es por eso que no podemos dejar de pelear.

DESEO DE SABER SI LE IMPORTA LA RELACIÓN

Cuando hay una pelea inconscientemente pensamos que quien la inicia es porque realmente le importa la relación, si la persona no objetara nada o estuviera de acuerdo en todo, eso nos da a entender que no le importa nada. Que prefiere ceder la razón antes de enfrascarse en una discusión y verse de alguna manera vulnerable al exponer lo que piensa y lo que siente.

DESEO DE QUE EL OTRO SEA SINCERO Y HONESTO

Al principio de una relación le tenemos mucho miedo al 'tenemos que hablar', pero eso implica que la otra persona está tratando de ser clara, honesta y sincera con lo que cree, lo que piensa, lo que siente y lo que quiere hacer. Hay una declaratoria de sinceridad implícita.

Si todo parece estar bien y nuestra pareja no pelea por nada, sentimos que en realidad 'algo anda muy mal'.

DESEO DE DIVERSIÓN

Honestamente, sería un poco aburrido que siempre estuviéramos de acuerdo en todo, nuestras diferencias son lo que a menudo adereza la relación porque nos acercan, nos hacen ponernos en el lugar del otro, y a menudo pensar desde otra perspectiva. Esto nos ayuda a sobrellevar los problemas con más fuerza, además, en muchas ocasiones las peleas desencadenan episodios muy divertidos, en los cuales, al final, nos reímos de las tonterías por las que peleamos.

DESEO DE LUCHAR Y NO RESIGNARSE

Alguien que discute o pelea es alguien dispuesto a luchar por la relación, no hay relaciones perfectas eso es un hecho, pero quien discute y pelea no se resigna a hacer las cosas a medias, simplemente siente que hay un mejor nivel donde estar y trata de encontrarlo, aunque esto le ocasione conflictos internos y externos.

DESEO DE SER MÁS INTERESANTE PARA EL OTRO

Cuantas veces hemos visto a parejas que son muy opuestas, a las que vemos discutir todo el tiempo y al final de todo, siguen juntas. Quizá no tengas un buen pronóstico para ellas pero logran superar cualquier obstáculo, mantienen una relación interesante basada en lo que los opone, no quiere decir que la vivan agarrados del chongo, simplemente les gusta llevar una relación más o menos conflictiva.

En pocas palabras, los pleitos los hacen adictos el uno al otro.

DESEO DE RECONCILIACIÓN

Son lo máximo, cuando una pelea termina viene cargada de muchos sentimientos muy intensos, se magnifica el amor, el deseo y el temor de perder a la persona que tanto amas, así que te muestras tal cual eres, sin filtros, sin pausas ni ediciones. Tal como llegan a tí las emociones las demuestras y no puede haber algo más verdadero que eso.

DESEO DE APRENDER

Las parejas pueden tener los mismos pleitos de siempre, pero cada vez hay un aprendizaje diferente, algo que no viste o no escuchaste la vez anterior, pelear te permite volver a abrir los ojos y mirar quien es tu pareja en sus peores momentos, y saber que aún con todo eso le sigues queriendo.

DESEO DE SANAR

Tan malo es reaccionar a punta de golpes o gritos a la mínima provocación de tu pareja, como callarlo todo. Cuando no discutes, no hablas, no expresas tus puntos de vista porque tienes miedo de hacer enojar al otro, o de no llegar nunca a un acuerdo, sencillamente no sanas.

Deberías saber que hay un momento en el que se acumulan todas esas emociones y te hacen explotar de la peor manera, que te hace sentir más culpa por no poder controlarte. 

TE INTERESA:

Hombre posesivo
CÓMO ENFRENTAR A UN HOMBRE CONTROLADOR Y AGRESIVO

 


Sigue a En Pareja en
   y en

Comentarios