Enamorados

Lo que las mujeres amamos en los hombres

Adoramos su personalidad fuerte y ese instinto de protegernos si vamos a ponerle una salsa muy picante a los tacos

Ilia Nuñez
Por Ilia Nuñez
  • Lo que nos enamora de un hombre. Fuente: blogs.quien.com

    Lo que nos enamora de un hombre. Fuente: blogs.quien.com

No es que las mujeres seamos débiles y necesitemos a un hombre de personalidad fuerte para que nos complemente, más bien se trata del instinto básico de protección, necesitamos ser protegidas de nosotras mismas, un hombre que entienda esto y que además le divierta un poco, será perfecto para estar a nuestro lado.

Estas son las cosas que adoramos en ellos.

 

Cabello, barba y bigote.

Nos gustan los hombres con barba y cabellos largos, pero eso no les da derecho de parecerse a Rubeus Hagrid de Harry Potter. ¡Deben estar arreglados!, si no lo saben hacer ustedes, vayan con un profesional.

Y por favor, para eventos superformales díganle adiós a la barba y hola a los cachetes de nalga de bebé: verdes y sin un pelo. ¡Que las barbas y el bigote raspan!, sí, pero con que no nos traguemos uno de esos pelos todo está bien.

 

Interés genuino en los deportes.

No porque veas deportes tienes interés genuino en ellos, a lo mejor sólo lo haces para aparentar. El interés genuino es apasionarte con ellos, saber el método, en qué consiste el deporte, practicar uno de vez en cuando y narrar cuando estás en casa frente al televisor. Defender a tu equipo verbalmente, cuando otro amigo está atacándolo.

Que no tengas obsesión con tu cara y las arrugas.

Los hombres sólo deben usar una crema humectante y nada más. No hay espacio en el clóset ni frente al espejo para los dos. Si acaso usa el del baño.

 

Saben jugar con los niños.

Las mujeres sabemos abrazarlos, hacerles cariños y decirles cuanto los queremos, los hombres que saben jugar con ellos son muy especiales, nos enseñan muchas cosas y nos hacen divertido cualquier momento estresante.

 

Actitudes femeninas para hacernos reir.

Adoramos que hagan su tono de voz más agudo, o que nos tomen de las manos estilo ‘gay best friend’ cuando estamos a punto de llorar, eso nos saca de canal de inmediato.

Pero, no lo hagan en público, es gracioso sólo para nosotras.

 

Tu relación con la comida.

Un hombre que esté dispuesto a cocinar algunas veces es muy valioso, interiormente sentimos que todo les queda mejor a ellos, tienen mejor sazón.

Además amamos que se coman los restos de nuestra comida cuando nos sirven porciones iguales en un restaurante, nos hace sentir delgadas al instante.

 

Marque territorio y aplique la fuerza.

Cuando estamos en un lugar público, el hombre tiene que ser capaz de marcar su territorio pero de una forma sutil, ¡amamos eso!. Cuando estamos enojadas que nos den un abrazo de contensión aunque en ese momento no quieran.

Es como un llamado de atención: “podrás estar molesta pero aquí el que tiene más fuerza soy yo, así que cálmate”.

Manos y relojes.

Aunque no lo crean, el reloj puede decirnos muchas cosas de ustedes, incluso si no lo usan. Las mujeres tenemos una obsesión con las manos masculinas, nos gusta ver que llevan las uñas cortas y limpias pero no que son manos delicadas, así que si tienen las manos muy tersas pónganse a arreglar algún electrodoméstico.

Cualquier cosa que hagan con las manos nos llama bastante la atención, especialmente si es un trabajo.

Conducir.

Nos estresan los hombres que no saben manejar o que son distraidos, amamos a aquellos que saben algunos principios sobre autos y nos enseñan pacientemente a adquirir las habilidades que ellos tienen.

 

Que sepa pelear.

No queremos a alguien agresivo que provoque riñas, pero sí a alguien que sepa defenderse en caso de que lo provoquen lo suficiente. En pocas palabras un hombre que no le tema a los golpes. Por este motivo amamos también a los hombres con cicatrices, sabemos que no se van a dejar.

Que camine algo rápido.

Nos gusta tener que acelerar un poco el paso cuando caminamos de la mano, nos da una sensación de protección, un hombre que camina un poco adelante de nosotros seguro está observando todo lo que ocurre a su alrededor y nos está cuidando de cualquier peligro.

 

Que nos mire. 

Un hombre que aparta su atención de lo que decimos para mirarnos no es desconcertante, es bastante halagador aunque después volvamos al tema. Lo mismo cuando nos mira de pies a cabeza instintivamente.

 

Actitud de alto.

¿Has visto como caminan los hombres orgullosos de su estatura?, pues aunque no seas muy alto, si tienes esa misma actitud lograrás cautivar a una mujer, demuestra que no dejas que los inconvenientes te frustren.

 

Sentido del humor.

Atención, a las mujeres no nos gusta estar con un hombre que no se ríe y que se la pasa siendo lo más acartonado posible. Nos aburre.

Elogie nuestro estilo.

Es por esta razón que cuando le dices a una mujer que ‘se ve bien’, no es suficiente. No nos vestimos para vernos bien y ya, nos vestimos para expresar nuestra personalidad, así que un hombre, aunque no sepa nada de ropa o moda, debe saber sin que le digamos, cuál es nuestro estilo.

Y decirnos cuando eso que llevamos no va con él. Es un simple ejercicio de observación.

 

No se tome en serio los cumplidos.

Cuando es guapo no necesita decirlo, ni contar aquella vez que varias mujeres se le acercaron para saludarlo. Un hombre que celebre en secreto esas victorias se hace mucho más guapo a nuestros ojos. No hay nada mejor que un hombre guapo que no se la cree mucho.


Sigue a En Pareja en
   y en

Comentarios