HOT

25 cosas que enfrentan las chicas con bubis pequeñas

Sí eres una chica de bubis pequeñas te sentirás identificada con esta serie de cosas que sólo a las de frente chico les suceden. 

María José Escamilla Benítez
Por María José Escamilla Benítez
  • Fuente: www.zancada.com

    Fuente: www.zancada.com

Estás son un listado de cosas a las que se enfrenta las chicas de bubis pequeñas, que como las de bubis grandes tienen sus ventajas y desventajas:

1. La clásica del bullying:
A lo largo de tu vida has recibido apodos como "la nadadora" (nada por aquí, nada por allá) y frases como: “no se si vas o vienes” y sepanlo: no es gracioso.

2. Los escotes:
Estos artificios empleados en diferentes tipos de ropa pueden resultar un problema. Su objetivo es exaltar esa parte de las chicas, aunque en este caso, el efecto prominente no es el deseado.

3. Los brasieres:
Encontrar alguno que no te nade se a veces se convierte en una misión imposible, chico de la espalda, gigante de enfrente. 

4. Dormir boca abajo:
¡Pero claro! ellas no tienen ese problema, pueden dormir boca abajo, boca arriba, de lado. No hay nada que se interponga entre ellas y su descanso.

5. Para algunos es un fetiche:
Algunos prefieren chicas muy voluptuosas con bubis de talla grande, pero le gusto se rompe en géneros y hay quienes las prefieren con unas bubis más discretas, o le dan más importancia a los traseros prominentes.

6. Los peligros del push- up:
Utilizar un brasier con relleno es un arma de dos filos, puede ser que a simple vista te parezca beneficioso y luzca natural, pero a la hora de la acción la verdad tendrá que salir a reducir, y tu pareja se llevará una sorpresa que probablemente resultará vergonzosa para ti.

7. Ropa prestada:
Difícilmente te quedará ropa prestada y menos la de tu amiga la “voluptuosa” a menos que le metas un montón de pañuelos o de algodones, no podrás más que admirarlo y salir a comprar alguno que te ajuste.

8. Se vuelve necesario ahorrar:
Si deseas sumarte a las filas de las chicas con más busto, debes ahorrar una buen dinerito, investigar quienes practican estos procedimientos, conocer su historial y aguantarte las dolencias posteriores a la cirugía para poder entrar en el ámbito de las voluminosas. 

9. ¿Y qué pasa con el frío?
 Es entonces cuando el mundo nota que ahí hay algo.

​10. Todo se vuelve promesas: 
Cuando estás en la pubertad te dicen que van a crecer, sales de la adolescencia y te siguen diciendo lo mismo, entras a la edad adulta y te dicen que cuando amamantes y así sucesivamente te pasas la vida siendo una mujer de senos chicos. 

11. Blusas sin tirantes:
Es lo más incomodo del mundo, no hay nada que detenga ese pedazo de tela, continuamente tienes que estarte jalando la blusa o vestido hacia arriba si no quieres dar un espectáculo poco agraciado.

12. ¿Senos caídos?:
Par favar!!!! ese es un pendiente que las chicas de bubis pequeñas jamás tienen. 

13. También duelen:
No porque sean pequeñas significa que no tenemos sensibilidad en esa área, por lo tanto a la hora interesante también nos gusta ser estimuladas en esa área. 

14. Engordar no funciona:
Aunque engordes, el crecimiento de las bubis es mínimo, y eso hace que estéticamente te veas aún más desproporcionada, es mejor que no uses este método. 

15. Alimentar a tu descendencia:
El mejor descubrimiento de las bubis es que el tamaño no tiene que ver en lo absoluto con la producción de leche, así que si tienes pensado ser madre, no te preocupes. 

16. Usar o no brasier, he ahí el dilema:
Las mujeres de poco busco se pueden dar el lujo de andar sin brasier si les da la gana, o ponerse sostén deportivo para asistir a donde sea, no se les ve nada caído ni se les notan las “luces prendidas”.

17. El escondite perfecto:
Aunque el canal que se forma en las bubis grandes, no existe en las pequeñas, si usas un brasier que te quede un poco grande, (lo cuál es muy común), puedes guardar discretamente lo que te antoje. 

​18. Saltar no es un problema:
Podemos correr y saltar sin temor alguno, todo se queda en su lugar de origen. 

19. Podemos usar trajes de baño completos:
Si queremos usamos trajes de baño completos, independientemente de sus pequeñas copas, como es clásico en los bañadores completos. 


20. Los bikinis:
Estos sí son más peligrosos, corremos el riesgo de que en una zambullida, o en una ola, la parte de arriba nos deje completamente al descubierto, ¿a quién no le ha pasado?

21. Los comentarios incómodos:
Por algún extraño motivo, a la gente le llama la atención que no tengamos mucha pechonalidad y suelen hacer preguntas estúpidas como: ¿Desearías operarte? ¿qué talla de brasier usas? A lo mejor no vas a criar leche cuando tengas bebé, etc. Su opinión no nos interesa, ¡respeten!

22. Los rellenos de silicón:
Sepanlo: no son nada agradables, se ponen pegajosos con el calor, y a veces ni siquiera se ven con forma, son de lo mas incomodo. 

23. Escotes traseros:
Los usamos de forma indiscriminada, además lucen muy sexys, y si no eres voluptuosa, logras verte sencilla y elegante.

24. Horas en el probador:
La pieza te queda excelente de abajo y de atrás, el problema siempre es el frente. 

25. Los dolores que nos ahorramos:
Podremos estar agotadas por un día muy estresante en la oficina, pero ¿dolores de espalda a causa de nuestras bubis? No los conocemos. 

Si eres de bubis pequeñas, ¡manifiestate! ¿Qué otra cosa has vivido a lado de tus pequeñas amigas?


Sigue a En Pareja en
   y en

Comentarios