HOT

Al cielo y de vuelta con estas posiciones sexuales

Prueba estas cinco posturas que sin duda harán que ponga los ojitos en blanco, ¡y que se ponga a rezar para que le des más!

Ilia Nuñez
Por Ilia Nuñez
  • Posiciones sexuales reinventadas. Fuente: michael2014.cubava.cu

    Posiciones sexuales reinventadas. Fuente: michael2014.cubava.cu

No te quejes de la falta de sex appeal como todos los demás, como hombre tienes todo para dejar lo bastante perturbada a una mujer y mantenerla a tu lado sólo con buen sexo, ¿o qué pensabas?, ¿por tu linda personalidad?… a ver no. Las mujeres que saben se enamoran de los hombres que las llevan al límite del placer… busca ese límite y la traerás como sanguijuela pegada a tu cuello pidiendo más.

Reinventa estas cinco posturas sexuales para llevarla al orgasmo, ¡pero échale ganas mi amor!.

EL CONQUISTADOR

Es el otro nivel de ‘el misionero’, después de un juego previo candente guía a la chica a tumbarse en la cama bocarriba, separa delicadamente sus piernas pero con la fuerza suficiente para que sepa que tú llevas la batuta (¡y qué batutota!), ordénale que no las cierre. Después dale pequeños besos superficiales desde los pies hasta el abdomen al tiempo que te recuestas sobre ella, eso la calmará un poco.

Para llegar a este punto tienes que haber trabajado mucho con la mente antes porque necesitas una erección bastante firme de la que ella no sea consciente del todo, ¡le vas a dar una sorpresa!, sin ser muy duro con ella empieza a penetrarla y acelera el ritmo hasta que pierda la noción de la sutileza con la que la trataste al principio, si te dice que pares, no lo hagas a menos que halla una falla técnica.

ANDRÓMEDA

Esta es una variante de ‘la amazona’, en ella la chica va a tener el control total de la penetración pero tu parte será usar las manos y enfrentarla con un espejo, el cual has de colocar de manera que tú puedas ver y a su espalda. Te vas a tumbar en la cama bocarriba y dejar que ella se siente sobre tí, mientras ella encuentra su ritmo motívala con caricias sobre los muslos, las nalgas y los senos a que se acostumbre a tener el control. Mientras tú puedes echar un vistazo al espejo, ella te quedará de espalda y podrás ver todo.

Deja que ella voltee a ver el espejo si quiere, aunque en un principio quizá se vea tentada a no hacerlo. Sólo dile que te gusta lo que ves y eso le dará mayor seguridad.

LA DOMA

Para esta posición necesitas una silla, también será ella quien tenga el control del ritmo y la penetración, pero no te preocupes, la tendrás de frente y puedes aprovechar para decirle cosas, para besarla y acariciar su espalda.

Tómala de las manos de frente a tí, condúcela a la silla y siéntate, sin soltar sus manos haz que se siente sobre tí y pasa de las manos a la espalda, la cintura y el trasero, sin dejar de tocar suavemente en ningún momento, ¡no rompas la ilusión!. Mientras ella se sienta y se levanta sobre tí dale besos en los senos, succiona un poco y juega con su cabello.

EL PERRO

Esta es una variante del perrito, pero más fuerte y a lo mejor tu favorita, deja que tu impulso básico te guíe, sin andar con miramientos, sin besitos ni palabras bonitas, ya que la tienes ahí donde tú quieres, pellizca un poco los glúteos, abarca con las manos abiertas la cintura y jálala hacia tí. El siguiente movimiento está de infarto, ¿estás listo?…

Deja una de las manos en la cintura y con la otra recorre la espalda desde las nalgas hasta el cuello, una vez que toques su cuello, inclínala despacio hacia abajo para que baje la cabeza y alce el trasero y así puedas penetrarla más a gusto.

EL GUARDAESPALDAS

Es como ‘la cucharita’ pero más cañona, con esta postura puedes sacar tu lado protector con ella, una vez que estén recostados hablando de la inmortalidad del cangrejo tú ve imaginando que la acaricias o alguna salvajada, el chiste es que te pongas superduro, ¿no va a ser difícil verdad?, enseguida empújala un poquito para que te de la espalda, y adopta la posición de cucharita, alrededor de ella.

La chica debe doblar lo suficiente las piernas hacia arriba para poder ser penetrada, y lo demás ya corre por tu cuenta. Déjala que permanezca inmóvil y de ser posible, no la dejes tocarte, dale un sexo suave y duradero hasta que los dos se queden profundamente dormidos, ¡dulces sueños mañoso!.


Sigue a En Pareja en
   y en

Comentarios