LGBT

¿Cómo prevenir un desgarro anal?

Es algo a lo que todos podrían temer y sin embargo, algo muy fácil de identificar y sobre todo de prevenir

Ilia Nuñez
Por Ilia Nuñez
  • Ten cuidado de sufrir un desgarro anal.

    Ten cuidado de sufrir un desgarro anal.

Quizá en el mundo hetero aún es un tabú hablar de sexo anal, pero no para las parejas del mismo sexo, sobre todo los varones. Uno de los temores más generalizados de la práctica sexual anal son las lesiones conocidas como fisuras o desgarros, aquí te vamos a decir cómo identificarlas y prevenirlas.

Con información de Cromosomax.

Para empezar, una fisura anal se puede dar por varios motivos, incluso el estreñimiento. Por eso debes ser muy cuidadoso con tu retaguardia cuando tengas relaciones sexuales. Puedes saber que tienes un desgarro si sientes un dolor intenso cuando vas al baño o cuando te sale algo de sangre.

En dado caso acude con un médico y abstente de tener relaciones sexuales hasta que te hayas curado, porque podrías empeorarlo.

Los consejos para llevar una saludable actividad sexual por la puerta de atrás son las siguientes;

1.- Lávate a fondo, no sólo lo hagas superficialmente. Hay varios métodos para hacerlo (lavados en hospital) pero el más sencillo es que lo hagas con los dedos y jabón.

2.- Procura evacuar antes de tener cualquier actividad sexual anal, a lo mejor es difícil hacer el cálculo, pero si no omites ninguna comida tu cuerpo se va acostumbrando a seguir una rutina respecto a las evacuaciones.

3.- Siempre usa condón, no importa lo que te digan, el recto es un área que puede tener millones de bacterias. Además, en caso de que tengas una pequeña fisura también será más fácil que te lleguen a contagiar alguna enfermedad. Sin gorrito no hay fiesta, así de sencillo.

4.- Lubrica bien, jamás te olvides del lubricante, el trasero lo necesita porque es una zona que no lubrica naturalmente, siempre que quieras tener actividad bajo las sábanas lleva lubricante para que no te prives de nada. Mejor prevenir que lamentar.

5.- Nada de prisas. A lo mejor ya no aguantas las ganas o tu pareja, está muy bien, pero las prisas sólo pueden empeorar las cosas. Llévensela ligera, no apuren las cosas que nadie los anda correteando.

6.- Delicadeza y suavidad, el ano y el recto son áreas muy sensibles, una fisura o dasgarro es muy común así que por más hot que andes tienes que ser delicado.

No dejes que te penetren cuando no estás cien por ciento listo y no apures las cosas en caso de que seas el penetrador. ¡Suerte!.

¿Te gusta el sexo anal?


Sigue a En Pareja en
   y en

Comentarios