Salud

Las consecuencias de ver mucha pornografía

Según datos de los especialistas, la adicción a la pornografia cada vez es más común entre las familias y esto trae como consecuencia una desintegración y daños psicológicos graves.

<nt:author-name/>
Por En Pareja
  • La adicción a la pornografía puede repercutir en gran manera en las relaciones familiares

    La adicción a la pornografía puede repercutir en gran manera en las relaciones familiares

Un estudió hecho por Archivos de Psiquiatría General, reveló que las imágenes pornográficas producen un aumento de dopamina en el cerebro y al tener un constante aumento de esta hormona puede provocar que el cerebro se vaya desensibilizando ante la sustancia, lo que repercute en que los hombres o mujeres cada vez necesiten ver más pornografía para excitarse de manera normal.


Otros estudios revelan además, que la diferencia con respecto a practicar sexo, es que el porno produce una especie de “inundación” de dopamina. La descarga excesiva de esta hormona puede producir desórdenes cardiovasculares, renales, estomacales o endocrinos, entre otros. Pero, además, al producirse esta descarga, el organismo necesita volver a producirlas nuevamente, por lo que promueven la repetición de esta conducta, lo que puede convertirse en un círculo vicioso que lleve al individuo a perder la capacidad de gobernar su propio cuerpo. Es por esto que el cerebro de los consumidores frecuentes de pornografía muestra los mismos patrones que los de los drogadictos.


El cerebro, mientras tanto, reduce su actividad en los centros de recompensa. Cuanta más cantidad de pornografía ve, menos actividad. Así lo ha compartido el portal de Muy Interesante.

“Los cerebros responden al cambio químico. Cuando se libera la dopamina y hay una sensación de placer, el cerebro primitivo envía el mensaje a repetir el comportamiento de la sensación deseada”,

explica Joe Schrank, especialista en adicciones.

Así la mente de un adicto a la pornografía se presenta con una constante necesidad de sentir una fuerte estimulación. Es por ello que el cerebro de un aficionado al contenido sexual explícito sea comparado con el de un alcohólico o un drogadicto.

“Hemos encontrado un importante vínculo negativo entre el acto de ver pornografía varias horas a la semana y el volumen de materia gris en el lóbulo derecho del cerebro, así como la actividad de la corteza prefrontal”,

explicaban los autores del estudio.

Así que ya sabes, si vas a ver y pornografía, hazlo con moderación ya que puede repercutir seriamente en tu cerebro.

 

¿Vez pornografía con regularidad?

 


Sigue a En Pareja en
   y en

Comentarios