Salud

Las dos neuronas masculinas del sexo

Una lombriz cuyo cerebro tiene similitudes con el del ser humano posee dos neuronas encargadas de modificar su respuesta sexual

Ilia Nuñez
Por Ilia Nuñez
  • La Caenorhabditis Elegans. Fuente: enews.membs.org

    La Caenorhabditis Elegans. Fuente: enews.membs.org

Científicos de la University College de Londres descubrieron que la lombriz Caenorhabditis Elegans macho desarrolla dos neuronas sexuales adicionales más que las ‘hembras’ no tienen.

Hasta hace poco se creía que esta especie poseía sólo 300 neuronas, pero en realidad tiene dos más, las cuales se desarrollan en su etapa ‘adolescente’. La lombriz ‘elegante’ como se le ha llamado, es un organismo cuyo estudio le valió en 2002 el novel de medicina al sudafricano Sydney Brenner, quien encontró que existía bastante similitud entre su cerebro y el del ser humano (y en general con el de otras especies).

La lombriz mide apenas 1 milímetro y es transparente, de manera que a través de su piel pueden verse todas sus neuronas, e incluso las conexiones que tienen estas entre sí. El descubrimiento de estas dos neuronas que se crean a partir de sus células gliales en la edad adolescente podría llevar a la investigación de nuevos modelos que permitan saber si en los seres humanos también es así.

La lombriz tiene dos géneros, machos y hermafroditas (hembras que llevan su propio esperma y no necesitan sexo para reproducirse), el crecimiento de estas dos neuronas sólo ocurre en los machos y modifica totalmente su comportamiento sexual.

Esto explicaría las diferencias entre los cerebros masculino y femenino de los seres humanos, diferencias en cuanto a las preferencias, las aptitudes y juicios que ya se han observado antes, pero que estarían comprobados.

Para llegar a esta conclusión se sometió a las lombrices al condicionamiento clásico, en este caso con sal. Las lombrices en estado normal evitan los ambientes salinos, sin embargo, las ‘elegantes’ machos que ya pasaban de la edad adolescente y tenían estas dos neuronas, fueron sometidas a un ambiente salino en el que había posibilidades de apareamiento, se colocaron a varias ‘elegantes’ hermafroditas o hembras ahí mismo, y las primeras permanecieron ahí aunque sabían que podían morir.

Lo que hacen estas dos neuronas en el cerebro de la lombriz es cambiar las prioridades de los machos, y modificar sus reacciones sexuales, de manera que harán del sexo la prioridad antes incluso que el alimento. En ambientes salinos donde había alimento, las ‘elegantes’ macho se movían hasta estar afuera, aunque sabían que podrían morir de hambre.

En cambio, las hermafroditas y los machos a los que se les extirparon estas dos neuronas, tenían la misma reacción en el ambiente salado, lo rechazaban incluso cuando había comida o posibles compañeros sexuales.

La investigación fue realizada por Arantza Barrios y Richard Poole y publicada en la revista Nature.

Con información de www.abc.es


Sigue a En Pareja en
   y en

Comentarios