Tabú

¿Existió la muñeca inflable nazi?

De Adolfo Hitler se han escrito muchas cosas unas más horribles que otras pero lo que ahora llama la atención es el regalo que se dice le dio a sus soldados

Nadxiely Niño Chávez
Por Nadxiely Niño Chávez
  • Muñeca inflable nazi. Fuente:

    Muñeca inflable nazi. Fuente:

La segunda guerra mundial fue un parteaguas en la historia del mundo, y aún hoy a más de 70 años de que terminó las historias escalofriantes que surgieron gracias a ella no dejan de sorprendernos, pero en medio de todo esto sale un dato curioso sobre las extrañas cosas que hacia el führer.

 

 

Hace algunos años, los diarios más prestigiosos y algunos noticieros de televisión hicieron eco de una revelación sorprendente: Adolfo Hitler encargó durante la Segunda Guerra Mundial, la fabricación de una muñeca inflable para repartir entre los soldados alemanes y que estos pudieran satisfacer sus necesidades sexuales en el frente, sin riego de sufrir el contagio de una enfermedad venérea.

 

El objetivo de tan extravagante idea era que, cada soldado cargara con una muñeca en su mochila junto el resto de los objetos vitales para su supervivencia.

 

¿Crees que está noticia sea real?

 

Se dice que el dictador pidió al doctor danés Olen Hannissen que creara un prototipo de muñeca en plástico galvanizado, que sería más tarde fabricada en Dresde, corría el año de 1940. Obviamente ésta tenía que tener las características que Hitler amaba: rubia, blanca y de ojos azules.

Se dice que en la supuesta carta que el Führer le envió a Hanussen, la muñeca debía tener una altura de 1.76 m, labios y pechos grandes, piernas y cabeza articulada y un ombligo bien diseñado. A la que bautizarían con el nombre de Borghild, extraído de la mitología nórdica.

El proyecto estaba compuesto por un escultor, un especialista en materiales sintéticos, un peluquero y un mecánico quienes se enfrentaron al reto de diseñar una muñeca que tuviera una textura igual a la piel y órganos sexuales, y de apariencia realista.

El equipo se enfrentó a un obstáculo: la modelo. Se había decidido que las atletas germanas Wilhelmina Von Bremen y Annette Walter prestaran sus cuerpos para el molde, pero se negaron. Después se pensó en la hermosa actriz Käthe Von Nagy, ya que cumplía con todas las características físicas, pero también se negó, alegando que no deseaba que sus angelicales facciones pasaran por las manos de todos lo alemanes.

Se llegaron a desarrollar polímeros especiales similares a la piel y en 1941 se presentaron tres tipos de muñecas de diferentes alturas. El proyecto se vio frustrado cuando los bombarderos aliados destruyeron la fábrica que había recibido el encargo de producir en serie la 'Borghild'.

Aunque se ha dado a conocer la noticia en varios medios de comunicación, se carece de algún documento que afirme que está muñeca existió. Por el momento seguirá siendo otra más de las miles de historias que se produjeron a raíz de este horrible acontecimiento.

Fuente: muy interesante.

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Sigue a En Pareja en
   y en

Comentarios