Tabú

Que el trabajo no arruine tu matrimonio

Es imposible no mezclar aunque sea un poco la vida laborar y el matrimonio, pero hay relaciones que pueden acabarse a causa de ello

Ilia Nuñez
Por Ilia Nuñez
  • Adicción al trabajo.

    Adicción al trabajo.

La adicción al trabajo, la falta de vida social y de pareja, las horas extras y los problemas laborales son algo que sin duda llevamos a casa y merman nuestro matrimonio. Hay quienes saben encontrar un balance entre estos dos mundos, que parecen ser opuestos, y otros que no pueden, sencillamente porque cometen algunos errores que van acabando con la relación.

Para que no te ocurra a tí y puedas llevar un equilibrio sin perder tu relación, En Pareja te recomienda que pongas atención en lo siguiente:

NO DES MÁS IMPORTANCIA AL TRABAJO QUE A TU PAREJA 

El trabajo es una parte muy importante de tí, te hace construir tu identidad y te dignifica, pero no es algo que tengas que poner por encima de todo lo demás, especialmente de tu pareja. Si tus actividades laborales repercuten para mal en tu relación con tu esposo (a), replantéalas, pídele a tu pareja que te ayude a elaborar un plan, en el que pasado tu horario laboral tendrás que desconectarte de cualquier actividad relacionada con el trabajo.

NO TE HAGAS ADICTO AL TRABAJO 'WORKAHOLIC'

A nadie en su sano juicio le gusta trabajar, ciertamente, todos preferiríamos ganar dinero sin tener que hacerlo pero eso no es posible, sin embargo, hay personas que les gusta tanto su trabajo que se olvidan de todo lo demás, otras más que evaden muchos de los problemas que tienen en sus relaciones ocultándose en el trabajo, y ninguna de esas cosas es sana porque al final de cuentas te haces adicto, no te das cuenta y cuando quieres salir, no sabes cómo.

 
TU PAREJA NO ES EL PSICÓLOGO DE LA EMPRESA
 
Está bien contarle algunos detalles de cómo va el trabajo, pero de eso a que conviertas a tu pareja en tu terapeuta personal, no es sano. Se que todos tenemos una tendencia a hablar del trabajo con nuestras parejas, pero no debemos hacerlo. Esto se convierte en un vicio y cuando menos lo crees, hablas únicamente de trabajo, otra barrera existe cuando profesionalmente no somos compatibles, es decir, ninguno podría entender totalmente el ser y el haber del trabajo del otro, por eso 'cada chango a su mecate'.
Tu esposo (a) terminará cansándose de escuchar lo insufrible que es tu jefe, lo improductivos que son tus compañeros y todas tus otras quejas.

 

IDENTIFICA CAMBIOS IMPORTANTES

No es una casualidad que cuando ocurren cambios importantes en tu trabajo surgen también nuevas peleas en la relación. A nivel neuronal estás teniendo más estrés, más cansancio, estás trabajando más porque nuevos planteamientos están haciendo que tú reacomodes algunas de tus funciones, aunque el cambio sea a todas luces positivo.

Guarda paciencia, tacto y serenidad para cuando vengan cambios importantes dentro de tu trabajo, para que no te lleves la peor parte a tu relación de pareja.

NO TE ENCIERRES NI TE DEJES ATRAPAR POR EL TRABAJO

Esto no quiere decir que no debes ser responsable, al contrario, debes seguir dando lo mejor de tí, mejorando todo lo que veas que está mal, cumpliendo con tus obligaciones, pero no debes dejar que el trabajo te absorba tanto, que llegue un punto en el que no tienes energía para absolutamente nada más.

En pocas palabras, no te encierres en el trabajo, hay un mundo maravilloso afuera. Sigue esforzándote pero deja una ventana abierta para que entre suficiente aire.

¿DÓNDE ESTÁ TU EQUIPO? 

El trabajo puede ser abrumador cuando no sabes llevarlo, pero no estás solo. Es preferible que hables con las personas con las que trabajas sobre los asuntos de interés laboral y también, porqué no, de tus dificultades para llevar la situación. Habla con las personas a las que les tengas confianza, en un trabajo es muy difícil tener confianza pero definitivamente sí habrá personas que verán por encima de sus rivalidades y querrán que te vaya bien.

Construye relaciones laborales sólidas e interésate en verdad en apoyar a quien te apoya desinteresadamente. Esa es la parte más bonita del trabajo, tener un equipo en quien confiar.

¿Tu trabajo afecta tu vida sentimental?


Sigue a En Pareja en
   y en

Comentarios