Tabú

Taikomochi, los hombres Geisha

Muchos hemos escuchado hablar de las ‘geishas’ pero poco sabíamos que los primeros encargados de hacer sus funciones eran hombres

Nadxiely Niño Chávez
Por Nadxiely Niño Chávez
  • Taikomochi. Fuente:

    Taikomochi. Fuente:

¿Sabías que las primeras geisha eran hombres? si, el taikomochi, también conocido como houkan tenía la función de entretener y amenizar fiestas y reuniones de las personas que les contrataban. Tienen su origen en el siglo XII, en ese entonces su papel era el de bufones de los señores feudales.

 

¿Conoces a las geishas?

 

Ya en el siglo XVI, estos personajes se volvieron conocidos por su excelente narración, su comicidad y la facilidad de palabra. Y como los bufones que se ven en las obras de Shakespeare, los taikomochi hacían reir a los japoneses con su humor sarcástico.

 

 

Otro de los papeles que desempeñaban era el de asesores en cuestiones militares, ayudando no solamente en la logística sino también participaba en las batallas, peleando con el señor al que servían.

 

 

Ya en épocas de paz, los taikomochi se especializaron en entretener y varios de ellos encontraron empleo con las Oiran, cortesanas japonesas de clase alta.

 

 Estas cortesanas se concentraban en barrios de placer, que se habían convertido en centros de entretenimiento en donde se ofrecía algo más que sexo a sus clientes, ya que muchas de estas chicas eran renombradas poetas, bailarinas y cantantes.

 

Ya en 1750, surgió la primera geisha onna (geisha mujer). Fue llamada geiko (muchacha en artes), y este sigue siento el nombre para las geisha de Kioto, ya que les gustaba hablar de manera diferente a todos los demás en Japón.

 

 

¿Conocías el origen de las geisha?

 

 

Sin embargo, ésta geiko era una prostituta de Fukagawa. Ella era una cantante y experta shamisen nombrado Kikuya, y fue un éxito inmediato.

 

 

Como podrás imaginar las geisha mujeres empezaron a ganar terreno, ya que la mayoría de estos establecimientos llamados barrios de placer eran frecuentados por hombres, que obviamente preferían ser atendidos por mujeres.

 

 

Y rápidamente impuso su rol debido a sus habilidades artísticas, aspecto contemporáneo, sotisficación y su sex appeal. Los hombres se resistían a abandonar esta actividad y decidieron ser asistentes de estas chicas.

La guerra trajo consecuencias negativas para las geishas de ambos sexos, ya que todas las casas de té geisha, bares y lugares de reunión se vieron obligados a cerrar y los empleados tuvieron que salir a trabajar en fabricas y otros lugares.

 

En la actualidad hay pequeñas comunidades de geisha en Kioto y Tokio. Pocas mujeres jóvenes están en convertirse en geisha sin embargo los clubes Hots (Hosts Clubs en inglés) y restaurantes cosplay (maid café), están todavía en vigencia.

 


Sigue a En Pareja en
   y en

Comentarios