Boda

25 cosas que toda mujer debe saber antes de casarse

Antes de decir el "sí, acepto" tienes que saber lo siguiente

Nadxiely Chavez
Por Nadxiely Chavez

Pasar del noviazgo al matrimonio es una experiencia maravillosa que todos queremos vivir. Las ilusiones se multiplican y deseamos llevar todos esos sueños a la realidad al lado de nuestro príncipe azul. Desde pequeñas se nos ha dicho que los cuentos de hadas sí existen, por eso queremos hacer de nuestra vida uno de ellos.

Sin embargo no se nos menciona que nada es como en la fantasía, que las diferencias tarde o temprano se harán presentes y que es imposible que todo sea alegría y paz. Es por eso que para que vayas sin vendas en los ojos y con los pies sobre la tierra te mostraré todas esas cosas que debes de saber sobre el matrimonio.

El mundo color de rosa solamente existe en los cuentos y novelas. Puede que todo el noviazgo haya transcurrido sin novedad y la boda fue un éxito, sin embargo la realidad dista mucho de esto y puede que te encuentres con cosas que no te van a gustar.

Seguramente el hombre con el que te casaste no es el príncipe azul que te habían platicado. La convivencia irá haciendo que conozcas tanto los defectos como las virtudes de la persona que consideras tu alma gemela.

Habrá momentos en lo que querrás huir. Cuando llegue esa etapa, piensa en todas las cosas que hicieron que decidieras compartir con él tu vida.

 

 

No todo es color de rosa. Foto: Freepik

 

Pasarás por crisis muy fuertes. Es común en todas las relaciones de pareja, pero no tienes nada por qué preocuparte todas ellas te harán crecer como persona y pareja.

Tarde o temprano caerán en la rutina. Te darás cuenta que las sorpresas se irán acabando y su vida será monótona, lo mejor es que pienses que esto es normal y no pasa nada.

 

Habrá crisis. Foto: Freepik

 

También te casas con las personas que ama. Su familia también será parte de tu vida, así que vas a convivir con sus padres, hermanos, tíos y los hermanos por elección.

Por más que te esfuerces en que no haya discusiones, habrá momento en que será imposible que no las haya.

 

Tendrás que convivir con su familia. Foto: Freepik

 

Tendrás que compartir todo. Desde la comida, hasta los espacios, no habrá más alternativa que "ahora lo mio es tuyo, y viceversa".

Puede que no te hayas dado cuenta, pero tú no necesitas a tu esposo. Una pareja te complementa no es tu media naranja que viene a darte lo que te hace falta (como lo aseguran muchos).

 

Tendrás que compartir todo. Foto: Freepik

 

Habrá situaciones en las que prefieras estar sin su compañía, lo cual es necesario y no está mal.

Tu felicidad no depende del matrimonio y poco a poco te darás cuenta de que es una fuente de felicidad, pero no hace todo el trabajo.

Todos ocultamos algunas cosas, por eso conforme la marcha te darás cuenta de que tiene algunos secretos que no conocías.

 

 

Conocerás sus secretos. Foto: Freepik

 

Si tu matrimonio no es lo más importante en tu vida, seguramente para él tampoco lo será, así que hay una probabilidad de que terminen haciéndose daño.

Te darás cuenta de la importancia de los detalles, no deben de faltar en ninguna relación, son como una obligación que jamás se deben olvidar.

 

El matrimonio no es lo más importante. Foto: Freepik

 

Hay una palabra que se volverá indispensable y que no deben de olvidar: Te amo.

Tendrás que escucharlo, antes de empezar a hablar por hablar.

Casarse no es el fin, ni la meta final de su amor, sino solo el principio.

 

 

Decir siempre "te amo". Foto: Freepik

 

Puede estar muchas personas contigo, pero al final de todo siempre serán ustedes dos. Son un equipo.

Todo va a cambiar cuando lleguen los hijos. Desde la rutina hasta la manera en la que se daban amor.

Es importante que des lo que desees recibir. 

 

 

Todo cambiará cuando lleguen los hijos. Foto: Freepik

 

Debes aprender a elegir las cosas por las que tendrás un conflicto. Hay algunas que no merecen un enojo o un regaño.

Tarde o temprano llegarán las decepciones, te darás cuenta de que no es como pensabas. Eso es completamente normal, pero de ti depende cómo lo vas a superar.

Tienes que tratar de que la confianza siempre esté presente, ya que de perderse les costará mucho trabajo recuperarla. Es como un jarrito que se quiebra, aunque se pegue siempre quedan cicatrices.

 

 

Que la confianza jamás se vaya de la relación. Foto: Freepik

 

Tú al igual que él también tienes defectos. Así que si surge algún conflicto no toda la culpa será de tu compañero.

Deben de tratar de verse como novios, siempre. No dejar que la ilusión y el enamoramiento de esta etapa se vayan con el matrimonio.

Todas las mujeres piensan que su matrimonio será como el que vieron en las películas de Disney cuyo final terminaba con una hermosa boda, al lado del príncipe azul y asegurando que "vivieron felices por siempre", sin embargo la realidad no es así si no nos esforzamos y luchamos por nuestra relación, en equipo. 

Lo siguiente también será de tu interés:

 


Sigue a En Pareja en
   y en

Comentarios