Logo En Pareja
Antonieta Rivas Mercado se suicidó en Notre Dame.

Antonieta Rivas Mercado se suicidó en Notre Dame.Foto: Instagram

Break

Antonieta Rivas Mercado,la mexicana que se suicidó en Notre Dame

La famosa catedral fue escenario de muchas historias algunas trágicas como el caso de Antonieta Rivas Mercado que se suicidó en este edificio

Por: Nadxiely Chavez

La semana no tuvo un buen inicio, ya que un edificio emblemático de más de 800 años ardía en llamas y junto a sus muros se iban miles de historias, muchas hermosas pero otras trágicas como la de Antonieta Rivas Mercado, la mexicana que se suicidó en Notre Dame.

Con casi mil años de historia este edificio ubicado en el centro de Francia fue el escenario de muchos pasajes de la literatura mundial, pero aparte de la ficción también tuvo algunos eventos de la vida real, como el caso de Antonieta Rivas Mercado, la mexicana que se siucidó en Notre Dame.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Casa Rivas Mercado (@casarivasmercado0) el

La desafortunada mujer llevaba el nombre de María Antonieta Rivas Mercado Castellano, nació el 28 de abril de 1900 y murió el 11 de febrero de 1931, que a decir por las palabras de José Vasconcelos "le puso condiciones al destino".

Sin duda alguna una mujer única e inigualable, era actriz, mecenas, escritora, promotora cultural, defensora de los derechos de la mujer y activista política, Rivas Mercado se convirtió en un icono de la cultura universal del siglo XX.

Era hija de Matilde Castellanos Haaf y del célebre arquitecto, Antonio Rivas Mercado, autor del Ángel de la Independencia, entre otros monumentos y edificios históricos que se realizaron durante el porfiriato.

Fue un 11 de febrero de 1931 cuando una intelectual que había atravesado por una severa crisis emocional entró en la catedral parisina y se disparó en el corazón según se cree con una pistola que era del político mexicano José Vasconcelos, quien ser rumoraba era su amante.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Cristóbal Arias Gómez (@cristobalariasgomez) el

Rivas Mercado había apoyado a escritores como Andrés Henestrosa, Xavier Villaurritia, Salvador Novo y Gilberto Owen, así como a los pintores Roberto Montenegro, Julio Castellanos y Manuel Rodríguez Lozano, entre otros.
Se dice que también fundó el primer teatro independiente del país, el Ulises, formó parte y también financió el patronato para la Orquesta Sinfónica Nacional bajo la dirección de Carlos Chávez.

Según lo dicho por uno de sus biógrafos, era una mujer polifacética, inteligente, apasionada, que le dedicó muchos años de su vida a México, a apoyar a las mujeres y niños y sobre todo a impulsar la educación, el arte y la cultura, sin embargo su vida se vio truncada en Notre Dame, uno de los edificios más importantes del mundo.

Estuvo apoyando al escritor José Vasconcelos (1882-1959) cuando éste emprendió la carrera presidencial mexicana en 1929. Anonieta se dedicó en cuerpo y alma a impulsar su campaña. De esto se dice que llegó a invertir lo que le quedaba de su fortuna y que escribió la mayoría de los discursos del candidato quien se había distanciado de los gobiernos salidos de la Revolución Mexicana de 1910.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Antonieta Rivas Mercado (@antonietarm00) el

Sin embargo José Vasconcelos no logró el tan deseado triunfo, ya que solo obtuvo el 5% de los votos frente a 95% de Pascual Ortiz Rubio, en lo que muchos consideran el primer fraude electoral del Partido Nacional Revolucionario (PNR), precursor del actual Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Fue tanta la decepción generalizada entre todos los intelecuales que apoyaban a Vasconcelos, entre ellos Rivas Mercado, que se fue a Estados Unidos y Francia con Vasconcelos, quien a pesar de estar casado se envolvió sentimentalmente con ella.

Pero el destino le tendría preparada otras cosas, ya que tras una larga lucha por la custodia de su hijo que tuvo con Albert Edward Blair la intelectual entró en una depresión y comenzó a anunciar a sus conocidos la intención de suicidarse, aunque nadie le creyó.

Su trágica muerte en la catedral parisina inspiró a un libro y una versión cinematográfica, la película "Antonieta" (1982), dirigida por el español Carlos Saura y protagonizada por la francesa Isabell Adjani. 

Lo siguiente también será de tu interés:

Temas

Comentarios

TE RECOMENDAMOS