Logo En Pareja
Hombres o mujeres ¿quién controla más al otro?. Foto: Pixabay

Hombres o mujeres ¿quién controla más al otro?. Foto: Pixabay

Confesiones

Actitudes que demuestra que NO TE AMA solo te controla

Una persona controladora no te ama aunque te lo prometa, el prototipo de agresión verbal existen muchas otras formas

Por: En Pareja

En la sociedad existen muchos tipos de personas que tienen la astucia de disfrazar su dominación con “cuidados” para lograr su objetivo, el cual siempre es conseguir que los demás hagan lo que se les dictamine, todo por supuesto amor pero la realidad es que no te ama.

Lo que tienen en común tanto la persona controladora como la controlada es la falta de autoestima, la diferencia entre ambos es que el agresor al momento de actuar sus estrategias de control y poder aumenta su autoestima, mientras minimiza la de la víctima dañándola psicológicamente inconscientemente.

Puedes ver: Así identificas a un hombre tóxico: te humilla pero dice que te ama

Podemos detectar a un agresor de éste tipo por medio de ciertas actitudes que demuestra que NO TE AMA solo te controla.

Actitudes que demuestran que NO TE AMA solo te controla.

Crítica constante

Absolutamente todo lo que la víctima diga o haga será totalmente criticada por su agresor, ya sea en tono de burla o crítica directa, ésta ya sea disfrazada con comentarios de sugerencia, consejo, etc.

Aislamiento

El típico consejo que brinda una persona controladora es el alejarse de ciertas amistades o incluso familiares, siempre con el objetivo de dejar cerca a las personas que consideran convenientes para ellos.

Amenaza

La manera en que un controlador logra conseguir lo que quiere son con amenazas ya sean directas o indirectas, muchas de ellas lanzadas en momentos de agresividad y otras como castigos o consecuencias.

Amor con condiciones

Una forma para lograr que una víctima controlada haga lo que su agresor le pide es hacer comentarios de amor y muestras de afecto para poder obtener sus convenientes condiciones a cambio.

Culpa

Cualquier tipo de ayuda, favor, gesto, muestra de cariño o cualquier tipo de atención que la persona agredida demuestre a alguien más, su controlador lo querrá de vuelta convirtiéndose en “víctima” para hacer sentir mal a la persona controlada y conseguir su atención, el objetivo del agresor es que su víctima sienta una especie de deuda constante hacia él.

Espacio

Una persona controladora cree tener el derecho y la exclusividad de disponer del tiempo y espacio de cualquier persona, nadie puede estar ocupado con otras actividades mucho menos con otras personas si no son ellos, de no ser así rompen en rotundos celos y furia hasta obligar a invadir el espacio de la persona que deseen.

El comportamiento que una persona controladora llega por las consecuencias de las inseguridades, para poder superar el descontrol de su vida es necesario sentirse superiores ante todos, es por ello que se dan a la tarea de obtener lo que quieren tal y como ellos lo decidan, de no ser así, los agresores lo perciben como una amenaza a su estabilidad emocional. Si te identificas o conoces alguien que actúe de esta manera, apoyalo y recomienda el apoyo psicológico.
 

TE RECOMENDAMOS