Logo En Pareja
Foto.Pixabay

Foto.Pixabay

Confesiones

Carta dedicada a mi esposo infiel

Palabras reales de una mujer que hoy pide a través de esta carta a su esposo infiel el mayor de los regalos, el divorcio

Por: Alina Torres

Quizá luego de enterarse de que tu hombre te ha sido infiel, la cabeza se llena de dudas, cuestionamientos y cosas que deseas expresarle, seguidora de EN PAREJA abrió su corazón y dedico emotiva carta dedicada a su esposo infiel. 

A mi esposo infiel: Luego de años de tenerte aquí, y de noches sin dormir, estás ahí, te ves cansado, pareciera que todas aquellas noches en las que dormiste en otras camas de a poco te han matado.

Me fuiste infiel mil veces, eso piensas, pero la realidad es que solo me fallaste la primera vez, sí, fue esa noche en la que te quise besar y te quitaste, ahí supe que tus besos ya iban a otra parte, las demás veces ya no me engañaste, las otras veces me engañé yo misma, y lo peor de todo, me fui infiel a mí, pues me aferré a reencontrar la felicidad justo ahí a tu lado donde la perdí.

Carta dedicada a mi esposo infiel. Foto.Pixabay

Supe que encontraste mejores besos en otros labios, y mejores caricias en otras manos, encontraste mejores noches en otras camas, lo disfrutaste ¿cierto?, y yo mientras tanto lloraba en mi cama, en tu cama y sentía ganas de besarte de amarte, pero también quería borrarte, y quería odiarte.

Llegabas a casa a media madrugada y decías venir cansado, yo entonces me levantaba y me iba a llorar allá dentro de mi silencio y al despertar tu desayuno ya estaba listo junto a mi sonrisa y a mi tonta esperanza de un nuevo comienzo...

Cada mañana me fui infiel, y todo por esperar que cumplieras tu promesa, mi anillo de bodas de pronto ya no significaba nada, pero aún así yo lo portaba como si fuera la esposa bien amada...

Querido esposo, el tiempo pasó, y aún que parece que nada cambió he de decirte que ya no te espero, el calor que no me diste antes ya no lo quiero.

Esos besos que me negaste ya son tan traslúcidos que me provocan nada, tus manos están tan frías que solo provocas que se enfríe mi alma, ahora dices que me amas y que quieres pasar conmigo la noche perfecta que quieres tenerme y cerrar bien la puerta, dices que mi cuerpo y mis manos y mis senos y me boca te despiertan, pero, querido esposo, yo estoy dormida, mis ganas ya no te buscan y no te voy a mentir, hace años que nuestra cama solo sirve para dormir.

Me fuiste infiel para cumplir tus fantasías, yo me fui infiel para cumplir la mía, sí, para cumplir la fantasía de que me amaras, y hoy, hoy ya aprendí a respetarme, aunque aún tengo ganas de cumplir una última fantasía, sí, y lo haré; quiero sentirme nuevamente mujer, pero no te asustes esposo mío no buscaré otros cuerpos, para sentirme mujer no necesito falsos besos, para sentirme completa te necesito a ti.

Sí ahora necesito que me obsequies el regalo mas hermoso, si querido esposo.. necesito que me des el DIVORCIO.

TE RECOMENDAMOS