Logo En Pareja
Conoce una de las cartas más románticas de Beethoven
Confesiones

Conoce una de las cartas más románticas de Beethoven

Ademas de un extenso legado musical Beethoven dejó unas hermosas cartas dedicadas a sus grandes amores

Por: Yajaira Villarreal

Ludwig van Beethoven es uno de los grandes talentos clásicos que sigue influyendo a generaciones, él nació un 16 de diciembre de 1770 y falleció en el año 1827. Su legado se ha tocado en rincones inimaginables del mundo. 

El ser sordo le permitió agudizar sus sentidos, pero no fue ningún impedimento para enamorarse de varias mujeres y así como dejo sus composiciones para el mundo, ha dejado unas cartas que demuestran cuan apasionado era en el amor.

Desde su corazón brotaron las cartas mas exquisitas que en la actualidad cualquier mujer se enamoraría de él con tan sólo leerle.

Foto: Unsplash

Aquí te compartimos uno.

Escrita en julio de 1812.

Mi ángel, mi todo, mi yo… ¿Por qué esa profunda pesadumbre cuando es la necesidad quien habla? ¿Puede consistir nuestro amor en otra cosa que en sacrificios, en exigencia de todo y nada? ¿Puedes cambiar el hecho de que tú no seas eternamente mía y yo eternamente tuyo? ¡Ay Dios!

Contempla la hermosa naturaleza y tranquiliza tu ánimo en presencia de lo inevitable. El amor exige todo y con pleno derecho: a mí para contigo y a ti para conmigo. Sólo que olvidas tan fácilmente que yo tengo que vivir para mí y para ti. Si estuviéramos unidos ni tú ni yo hubiéramos sentido lo doloroso.

Foto: Pixabay

Incluso cuando estoy en cama mis pensamientos van hacia ti, mi eternamente querida, ahora y entonces alegremente, después otra vez tristemente, esperando para saber si el destino oirá nuestra plegaria, para hacer frente a la vida que debo vivir en conjunto contigo o nunca verte.

Sí, estoy resuelto a ser un extranjero vagabundo hasta que pueda volar a tus brazos y decir que he encontrado mi hogar verdadero con usted y envuelto en tus brazos podré dejar que mi alma flote hasta el reino de almas bendecidas. 

Foto: Pixaby

¡Ay!, desafortunadamente debe ser así. Debes estar tranquila, tanto más pues sabes que te soy fiel; ninguna otra mujer podrá nunca poseer mi corazón, nunca, nunca, nunca. Oh Dios, por que debe uno ser separado de aquella que le es tan querida. Para más, mi vida en Viena es actualmente desgraciada.

Tu amor me ha hecho el más feliz y el más infeliz de los mortales. A mi edad necesito estabilidad y regularidad en mi vida, ¿puede esto coexistir con nuestra relación? Mantente tranquila; solamente al considerar tranquilamente nuestras vidas podremos alcanzar nuestro propósito de vivir juntos. Mantente tranquila, ámame, hoy, ayer.

Que nostalgia llena de lágrimas por ti, por ti, por ti, mi vida, mi todo. Todos los buenos deseos para ti. Oh, continua amándome, nunca juzgues mal el corazón de tu fiel amado.


Siempre tuyo,
siempre mía,
siempre nuestro.

¿Verdad que se suspira siempre con sus cartas?

TE RECOMENDAMOS