Logo En Pareja
Consejos de mujer divorciada a esposas controladoras. Foto temática Pixabay

Consejos de mujer divorciada a esposas controladoras. Foto temática Pixabay

Confesiones

Consejos de mujer divorciada a esposas controladoras

Karla es una mujer divorciada de 36 años que les dará un consejo a todas aquellas esposas que intentan controlar la vida de sus esposos

Por: Malena Jaquez

Soy Karla, tengo 36 años, divorciada y fui una esposa controladora, hoy les voy a compartir parte de mi historia. Voy a confesar por qué me dejó mi marido y los errores que cometí para alejarlo de mi lado y sin darme cuenta lo perdí. 

Cuando éramos novios, él me visualizó como la mejor mujer del mundo y en ese momento lo era, siempre me preocupaba por su salud, porque le fuera bien en su trabajo y no había día que no habláramos durante horas de cualquier cosa, de cómo se sentía, de cómo había estado su día.

Mujer divorciada cuena por qué la dejó su marido.

Una noche me sorprendió con una velada romántica y de una forma única e inolvidable me pidió que fuera su esposa, esos recuerdos aún los conservo porqué es y será siempre lo mejor de mi vida. Ahora soy una mujer divorciada y les confieso que he aprendido mucho sobre el amor y descubrí, por qué me dejó mi marido.

Consejos de mujer divorciada a esposas controladoras

Dejé de agradecer. El primer error que cometí, fue NO DARLE LAS GRACIAS por todo lo que hacía por nosotros, él se esforzaba y yo no lo veía, pensaba que era su obligación con su familia, agradecer fortalece el cariño de pareja.

Dejamos de hablar. Esto lo hacía para evitar discusiones, me fui haciendo a un lado y evitaba a toda consta discutir, pero ahora sé que la buena comunicación es uno de los principales pilares de una relación.

Le exigía demasiado. Todos los días le recordaba los compromisos que teníamos, los pagos que debíamos hacer, las citas médicas de los niños y sinceramente lo agobiaba, nunca le daba una buena noticia, solo le hablaba para pedirle favores.

Consejos de mujer divorciada a esposas controladoras, no dormir peleados.

Vigilaba sus horarios. Sabía todo sobre sus horarios de trabajo y contaba el tiempo que hacía para llegar a casa, yo solo lo esperaba y lo cuestionaba si llegaba tarde. Ahora aprendí que yo debo disfrutar de mi tiempo libre y valorar a mi pareja, comprendiendo sus necesidades.

Lo celada demasiado. No había día que no revisará su celular, buscaba en el carro pistas que me pudieran revelar una infidelidad, eso me desgastaba y me cansaba, pero era más mis dudas por saber si había alguien más. Durante años perdí el control en la calle si alguna mujer bonita pasaba por un lado. Ahora comprendo que los celos solo me generaban tanta desconfianza que me era imposible ser feliz.

Me molestaba por que salía con amigos. Mi marido trabajaba de lunes a sábado y casi siempre salíamos a pasar juntos su día libre. El problema era cuando me decía que saldría con sus amigos, eso me molestaba tanto que siempre terminábamos peleando. Ahora comprendo de debí dejarle tiempo libre, con tantas responsabilidades y tensiones familiares también se merecía un tiempo a solas, como me lo merecía yo.

El marido la dejó por que intentaba controlar su tiempo y su dinero. Foto: íxabay

Intentaba controlar su dinero. A pesar que me compraba la despensa, sabía que ganaba más dinero y siempre lo cuestionaba sobre sus gastos, no quería dejarle ni un centavo para que gastará con sus amigos, para mí era tirar el dinero a la basura, ahora comprendo que no debí controlar sus finanzas personales que pagaba con tiempo de vida en su trabajo.

El consejo de una divorciada para todas aquellas esposas es que no se conviertan en una bruja para sus maridos, ellos necesitan que los escuches, que agradezcas su esfuerzo, que no los celes demasiado, que los dejes salir de vez en cuando y nunca se duerman enojados, hablen siempre de los problemas y así no tengas que preguntarte después, ¿Por qué me dejó mi marido?...

Temas

  • divorcio

Comentarios

TE RECOMENDAMOS