Logo En Pareja
Estoy destruyendo día a día a dos hombres que amo

Estoy destruyendo día a día a dos hombres que amoPixabay

Confesiones

Estoy destruyendo día a día a dos hombres que amo

Fuerte historia de amor, una mujer que se encuentra en la encrucijada de su vida al amar a dos hombres al mismo tiempo

Por: Juan Tonelli

Juan Tonelli, ha tomado su pluma para escribir esta historia en donde una mujer felizmente casada, se da la oportunidad de ver a Facundo un hombre que le encanta, toma la decisión de dejar a uno para estar con el otro.

Las cosas no resultan como ella esperaba y ahora se siente atrapada pensando en que no quiere lastimar a nadie pero ama a los dos y no sabe qué hacer.

Lo único que sabe es que está tomando demasiado riesgos en su vida. ¡Tendrá que tomar una fuerte decisión que cambiará por completo lo que en un principio pensaba sobre el amor. 

Una mujer se enamora de dos hombre. Foto: Pixabay

Una vez que el dentífrico se salió del pomo,  ¿quién puede volver a ponerlo adentro? (Richard Nixon)

Las miradas al despedirse lo decían todo. Lo que iba a ser un almuerzo social terminó siendo un encuentro de doce horas en el que se contaron sus vidas y se sintieron dos almas gemelas. Emma lo despidió con un abrazo que fingió distancia, cuando lo único que deseaba era no despegarse de Facundo. Él tampoco pisaba tierra firme. El flechazo había hecho estragos.

Tres semanas después se encontrarían en París, un encuentro que significó una hecatombe para la vida de ambos. “El incendio atómico”, lo llamaron ellos.

Emma tenía una pareja muy consolidada, con veinte años de historia en común, surgida de un romance rutilante cuando él estaba casado. En tres años aquel matrimonio se había derrumbado para dar lugar a esta nueva pareja. Pese a que en ese entonces él tenía 47 y ella 28, Raymond y Emma habían armado una muy buena dupla.

No tenían hijos en común. Raymond tenía tres, y aunque había sido una experiencia maravillosa, ya era una etapa cumplida. Tampoco quería casarse. Nunca le habían gustado los chicos, pero desechar la idea del casamiento le costó un poco más. De todos modos había aceptado, porque poder estar con “su amor prohibido” era más de lo que podía pedirle a la vida. 

Después de vivir durante diez años en Argentina, Ray­mond quiso volver a Estados Unidos y ella se fue con él. Al comienzo, todo anduvo bien. 

Historia del escritor, Juan Tonelli. 

Sin embargo, tras unos cuantos años en que todo parecía ir perfecto, algo de humo se empezó a filtrar por debajo de la puerta. Emma se dio cuenta de que cuando dejaba el frío invierno americano y volvía unos meses al verano de su país era inmensamente feliz. Raymond prefería quedarse en Estados Unidos, y se mostraba absolutamente intransigente con siquiera alternar seis meses en cada lugar, como quería ella. 

Su relación con Raymond empezó a deteriorarse a la misma velocidad que venía su relación con Facundo, el otro hombre, a través de e-mails y chats. Aquel amor empezó a crecer y crecer. Lo que había parecido una pequeña fisura se presentaba entonces como una fractura en las placas tectónicas del piso. En pocos meses, a Raymond y Emma ya los separaba un abismo.

Sumado a las ganas de sentirse viva, de dejar atrás todo lo confortable, lo seguro, lo que había funcionado muy bien pero ya no funcionaba más, también sentía el miedo al dolor que eso produciría. Emma siguió su vida como pudo, hasta que no tuvo más alternativa que separarse y regresar a su país. Eso y armar una nueva pareja con Facundo terminó siendo casi el mismo acto.

Pasaron los meses y Emma comprendió, en primer lugar, que lo que quería era vivir en su país. O a lo sumo, alternar semestres en otro lugar. Pero definitivamente no quería estar todo el año lejos de su tierra. Raymond ahora parecía comprender el punto de vista de Emma y algunas de sus intransigencias. 

Le ofrecía matrimonio y hasta consideraba la posibilidad de tener un hijo. Parecía tarde, o sólo una apuesta para competir con Facundo, quien pese a que tampoco tenía una situación sentimental muy clara, narcotizado por la oxitocina de todo enamorado, le había propuesto lo mismo a Emma. La confusión empezaba a crecer a la par de una involuntaria doble vida.

Al principio, ella consideró que su ciclo con Raymond estaba agotado. Sin embargo, la  inteligencia de él para entender que ella estaba teniendo un affaire la descolocaba. Si él se hubiera puesto celoso o enojado, la ruptura habría sido más fácil.

Pero con 67 años, y más allá del bien y del mal, le decía: “Vos tenés que vivir lo que tengas que vivir, que te canten, que te escriban poemas, pero después vas a estar conmigo…”. Sólo faltaba que la habilitara formalmente a acostarse con otra persona para que ella se sintiera totalmente contrariada.

Emma, 45 años

No sé ni para dónde correr. Amo a mi marido, con quien compartí la mitad de mi vida. Pero estoy totalmente encendida por Facundo. Quiero explorar este vínculo sin perder mi matrimonio.

Sé que todo no se puede, pero yo no puedo dejar a ninguno. ¿Cómo se hace para desenamorarse? ¿Para no lastimar a gente que uno ama? Yo, que no quiero lastimar a nadie, estoy destruyendo día a día a dos hombres que amo.

Me doy cuenta de que en este momento soy completamente incapaz de decidir. Simplemente no puedo. Sé que estoy corriendo grandes riesgos, pero no tengo otra alternativa.

La vida minó los puentes y tengo que seguir hacia adelante aunque no sé a dónde llegaré. Soy consciente de que puedo perder a ambos.

Necesito tiempo para decantar sentimientos, emociones y tantas cosas que tuve apretujadas y reprimidas muchos años.

Darme tiempo y espacio. Ser fiel a mí misma. Asumir que no hay certezas y que mi vida no entra en los moldes que me hicieron creer. Confío en que si soy leal y honesta conmigo y con ellos —porque les estoy contando la verdad— llegará un momento en que mi vida recuperará cierto equilibrio. Pero no quiero forzar nada, quiero respetar los tiempos de esta crisis. Necesito descubrir qué deseo realmente.

Más historias: Juantonelli.com 

Facebook.com/juantonelli 

Instagram y Twitter son @juan_tonelli

Te puede interesar: 

Especialista: 5 cosas que no debes permitir de tu pareja

Mujeres que debes evitar en una relación según especialista

Pablo Neruda y 20 frases sobre el amor que te dejarán sin aliento

Temas

Comentarios

TE RECOMENDAMOS