Confesiones

Gritarle a tu hijo habla más mal de ti que de la acción del niño

Uno de los actos más crueles para todo hijo es ver como sus padres pierden el control de sus emociones y gritan para resolver un problema, se olvidan del diálogo y de que los adultos son ellos

Por Yajaira Villarreal

-

Gritarle a tu hijo habla más mal de ti que de la acción del niño (Pexels)

Es tan importante que los padres logren romper las cadenas del pasado con el que fueron educados en donde se creía que solo a base de gritos y violencia podían educar a los hijos. Los padres de hoy en día se deben preocupar por no perder el control de sus emociones porque al gritarle a su hijo habla más mal de ellos que de la acción del niño.

Cuando los padres se olvidan del diálogo y de que ellos son los adultos en casa y que son los guías de sus hijos, entonces hablamos de un problema, no hay comunicación y la tolerancia ha desaparecido entonces al recurrir a los gritos por un "error" o "falta" que el menor haya cometido.

Al momento de perder el control y gritan le dan a entender al niño que esa mamá o papá se puede convertir en un monstruo de un momento a otro. Al momento que los padres quieren educar a sus hijos a base de gritos se están exponiendo como incompetentes emocionales.

Lee también: Signos zodiacales que se atraen intensamente pero jamás estarán juntos

Gritarle a tu hijo habla más mal de ti que de la acción del niño

Este patrón que en la mayoría de los casos viene desde la educación que ellos recibieron en su momento por sus padres, y si se sigue fomentando el niño cuando crezca y tengas sus propios hijos puede incurrir en la educación errónea a sus hijos con gritos y violencia.

Si en estos momentos crees que eres un padre que le gritas demasiado a tus hijo, es momento de reflexionar sobre tres cosas importante que te compartimos a continuación y que sin duda te harán un mejor padre.

Reflexión de tu pasado y presente: Vuelve al momento en que eras niño y observa las cadenas que sigues arrastrando, recuerda cuando prometiste que cuando tu tendrías a tus hijos no los maltratarías y que le darías mucho amor, no gritos, no violencia ni nada que se le parezca, que en ti habría amor incondicional y que siempre recurrirías a un buen diálogo para solucionar posibles problemas.

Lee también: En qué consiste la DIETA militar que te hacer perder peso en 3 días

No perder el control de tus emociones: Para lograrlo es necesario hacer el paso número uno que es el de la reflexión, cuando creas que tu hija ha cometido una acción incorrecta, puedes primero respirar analizar la situación y de manera tranquila sentar a tu hijo frente a ti y explicarle que hizo algo que no está bien y que deseas que cambie, según el caso, puede ser que solo sea pedir una disculpa o bien, emprender acciones que reparen el daño.

Pero nunca, por nada del mundo te permitas perder el control y quieras corregir a tu hijo con gritos y violencia, eso no debe caber en tus acciones. No dejes en el corazón de tu hijo el miedo, la frustración, el enojo y la culpa, ¡No te lo permitas!, porque no sabes el gran daño que le puedes causar en su mundo interno.

Lee también: El amor de un niño es la fuerza que hace latir el corazón de una madre

De ser necesario ve a terapia: A veces es tan fuerte la cadena que arrastras sobre el maltrato a los hijos, que por más que luchas para controlar tus emociones no puedes. Y lo reconoces porque cuando corriges a tu hijo con gritos, al final te sientes mal porque sabes que no fue la forma correcta de corregirlo. Es por eso que necesitas una ayuda externa y se recomienda que asistas con un especialista para que te ayude y puedas ser un mejor ser humano, un gran padre para tus hijos.

Visita el canal de YouTube de EN PAREJA dando CLICK AQUÍ.

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber sobre amor, familia y salud.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Confesiones