Logo En Pareja
Historia: Me duele el corazón pero mis hijos tienen que volar

Historia: Me duele el corazón pero mis hijos tienen que volarPixabay

Confesiones

Historia: Me duele el corazón pero mis hijos tienen que volar

Me negaba a que mis hijos se fueran de la casa, yo siempre quería que ellos estuvieran conmigo, incluso los chantajeaba, hoy les cuento como es que aprendí a soltar a mis hijos porque ellos tienen que volar

Por: Yajaira Villarreal

Si, lo acepto era una madre controladora, todo quería ver, escuchar y siempre ser parte de la vida de mis 2 hijos, ellos crecieron en una familia amorosa y creía yo ilusa que siempre estarían conmigo. Las lecciones de la vida me dejaron ver una realidad que yo misma ocultaba. No me parecía que ellos salieran tan tarde a reuniones con amigos, esto pudiera verse como protección, pero yo los sobreprotegía. 

Los dos hijos míos son hombres y sabía que cualquier momento me dirían que tenían novia, así que yo empecé a ocuparles el tiempo estudiando inglés o deportes en las tardes para que sus mentes estuvieran ocupadas, todo mundo me decía que tenía hijos ejemplares, pero solo yo sabía la realidad de lo que pasaba en mi casa con mis hijos. 

Un día tuve una discusión con mi esposo, él me decía que yo los sobreprotegía demasiado y que era una mujer controladora, yo alegaba que no, pero los años pasaron demasiado rápido y en un desayuno, mi hijo que ya tenía 18 años, me dijo he decidido ya no asistir a las clases de inglés, ya lo domino bien, quiero salir con amigos este fin de semana.

Lee también: Cuando Galilea presumió tenis de 37 mil pesos y dice son baratísimos

Historia: Me duele el corazón pero mis hijos tienen que volar. Foto: Pixabay

Yo de inmediato le dije que no, pero su padre le dio la razón a él y se fue con unos amigos, pronto mi hijo me dijo mamá quiero estudiar para abogado, y yo inconscientemente le dije: No, mejor estudia para maestro. Eso detonó toda la frustración que por muchos tiempos les hice a mis hijos. 

"Mamá durante mucho tiempo he hecho lo que me has pedido pero esta vez se trata de lo que a mí me gusta, y no me veo siendo maestro, encerrado el resto de mi vida en un salón de clases. Quiero ser abogado y eso voy a estudiar".

Luego entró en mí la mamá chantaje, y le dije pues si eso vas a estudiar, te la pagas tú solo. MI hijo el más pequeño de 16 me dijo, mamá si eso es lo que espera a mí, de una vez te digo que yo también estudiaré para abogado. Yo empecé a llorar y mi esposo me hizo ver que mis hijos habían crecido, que ya no los tratara como si tuvieran cinco años.

Todas las madres pasamos de comprarle a los cinco años lo que queremos pero luego crecen y ellos tienen voz propia y decisiones que se les debe respetar, mis hijos me dieron una lección que jamás olvidaré. Y es que los hijos volarán en cualquier momento, no les cortes las alas y apoyalos siempre. 

Visita el canal de YouTube de EN PAREJA dando CLICK AQUÍ.