Logo En Pareja
Historia: Quiero mucho a mi suegra pero es hora de ponerle un alto

Historia: Quiero mucho a mi suegra pero es hora de ponerle un altoPixabay

Confesiones

Historia: Quiero mucho a mi suegra pero es hora de ponerle un alto

Desde que me casé con mi esposa, mi suegra no sale de mi casa, hemos tenido problemas a causa de ella, quiero mucho a mi suegra, pero es hora de ponerle un alto, quiero que se largue de mi casa 

Por: Yajaira Villarreal

Me casé con Ingrid en una boda preciosa, mi suegra estaba muy contenta porque cuando decidimos casarnos, yo ya le había comprado a mi esposa casa y carro. Eso hablaba de mi buena economía en ese momento, pero como dicen por ahí que la vida es una rueda de la fortuna, a veces estás arriba, pero otras veces estás abajo. 

Nuestros primeros años de matrimonio, todo iba muy bien pero con la pandemia cayeron muchos negocios y el mío tocó fondo, al punto que solo estábamos pasando las semanas con el sueldo de mi esposa. Eso fue un gran problema porque mi suegra empezó a llamarme mantenido, hablaba delante de mí, cosas que me dañaban mucho. 

Empezó primero visitándonos cada fin de semana y sin avisar, luego de pronto ya no se iba, se quedaba por varios días, eso se convirtió en un infierno, a mi esposa le decía que se divorciara de mí, porque yo no la merecía, afortunadamente mi esposa y yo siempre habíamos hablado al respecto y ella me apoyaba porque sabía que en cuanto pasara la pandemia yo recuperaría mi estatus económico. 

Lee también: Rafael Amaya guapísimo y varonil: Tu tranquila y yo nervioso

Historia: Quiero mucho a mi suegra pero es hora de ponerle un alto. Foto: Pixabay

Mis dos hijas preciosas a veces se daban cuenta de las malas caras que me hacía mi suegra y una de ella le reclamó: "¿Abuela por qué eres grosera con mi papá?, mi suegra incluso les decía a mis hijas que se fueran con ella a su casa, eso me daba mucho coraje, la verdad me aguantaba para no hacer el problema más grande. 

Afortunadamente, las cosas cambian poco a poco y mi negocio vuelve a despuntar, no igual, pero algo es algo, soy un hombre que toda la vida he trabajado, eso no me avergüenza, pero la pandemia me paralizó mi negocio y era yo quien me quedaba en casa tendiendo todo, cocinando, limpiando y cuidando a mis hijas. 

Ahora que ya hay más entrada de dinero, mi suegra empezó con que se quería quedar unas semanas en la casa, y hablé con mi esposa, le dije que ella no se había portado tan bien, le conté de los desplantes y que era justo que yo no la quisiera en mi casa. Mi esposa me apoyó y hablé con mi suegra.

"Sra. Beatriz, no me siento cómodo con su presencia en mi casa, le voy a pedir que se retire con todo respeto, necesito aire libre para mí, mis hijas y mi esposa".

Mi suegra empezó a llorar y dijo que los sentía mucho, pero sus lágrimas no me conmovieron, la verdad y toda la familia la fuimos a dejar a su casa. Y créanme me siento MUY FELIZ sin su presencia.

Visita el canal de YouTube de EN PAREJA dando CLICK AQUÍ.