Logo En Pareja
La envidia de un amigo es peor que el odio de un enemigo

La envidia de un amigo es peor que el odio de un enemigoPixabay

Confesiones

La envidia de una amiga es peor que el odio de una enemiga

Algunas veces las personas más cercanas a ti no te muestran su verdadera cara. Recuerda que no existe envidia de la buena, es envidia al final de cuentas. 

Por: María Encinas

Si quienes dicen estar para ti y a tu lado tienen ese sentimiento de tristeza o enojo cuando no tiene o desea  algo que tu posees, entonces no ocupas tener a nadie más en tu contra, la envidia de una amiga es peor que el odio de una enemiga. 

Cuando crees que esa persona es importante en tu vida, pero descubres que en realidad desea hacer o tener lo que tú tienes, entonces debes tener cuidado, la envidia de una amiga es peor que el odio de un enemigo, debes saberlo. 

Por más que se adorne a la envidia como "envidia de la buena", sigue siendo el mismo sentimiento, lo peor está cuando no reconocen tus sacrificios y te desean el mal, pero con una mascara sobre ellos.

Puedes ver: Soltera, sin hijos, con más de 25, pero feliz y llena de sueños

Envidia

La envidia se maquilla de amabilidad, se perfuma de cortesía y se pasea disfrazada de buena voluntad, cuando logras algo, esa amiga te dice que pudiste haberlo hecho mejor o que él pudo haberlo logrado en menor tiempo. 

Una amiga envidiosa, es aquella que se la pasa compitiendo contigo, cuando tú adquieres o llegas a la meta de algo, ella inmediatamente te reta y te asegura que conseguirá algo mucho mejor a lo que tú tienes. 

Las amigas envidiosas no te apoyan a crecer, lo que buscan es desviarte del camino, evitar que llegues a ese objetivo que te propusiste, ya sea quitándote el tiempo o diciéndote que no vale la pena el esfuerzo que harás. 

Si tienes una amiga envidiosa, no permitirá que hables de ti, te cortará de tajo queriendo ser él el centro de atención, y sí tú te emocionas por su logro (es lo que hacen las verdaderas amigas), ellas se muestran sorprendidos, pues esperaban la furia y los celos de tu parte. 

Ellas esperan tu caída para decirte un "te lo dije que no podías", por eso en ocasiones es conveniente no contar tus planes a nadie hasta que ya estén concretados, pues nunca sabes quiénes son los que te pondrán el pie. 

Por otro lado, están las buenas amigas, aquellas que en verdad se alegran por tus logros y te impulsan para salir adelante, aquellas que si tropiezas, estarán ahí para ayudarte a levantar. 

Fíjate bien en tus verdaderas amigas, pocos tienen la fuerza para honrar el éxito de un amigo sin envidia; por los bienes que consiguen tus amigos, se siente alegría y no celos. 

Visita el canal de YouTube de EN PAREJA dando CLICK AQUÍ. 

TE RECOMENDAMOS