Logo En Pareja
Mujer logra tomar valor para divorciarse de su marido infiel

Mujer logra tomar valor para divorciarse de su marido infielpixabay

Confesiones

Le pedí el divorcio se hincó y lloró pidiéndome perdón

"No estaba preparada para su reacción, como siempre se mostró fuerte, cuando me sujetó de mis piernas me rogó que no lo dejara"

Por: Yajaira Villarreal

Ella estaba harta de ver como su esposo que era ejecutivo de banco, se la pasaba engañándola con distintas mujeres, la primera vez que lo enfrentó él lo negó todo y como acababa de tener a su primer bebé, decidió esperar el momento perfecto para dejarlo.

Pero con este infiel ocurría que cuando se enojaba con la amante, se comportaba como el mejor esposo del mundo, pero cuando se volvía a contentar con la tercera en discordia, éste tomaba una actitud un poco agresiva contra su esposa. 

Mercy, es una mujer de 38 años que se casó joven con Eliot, todo parecía ir bien hasta que se dio cuenta que su esposo llegaba a casa con maquillaje en su camisa, de inmediato alzó su voz y le enfrentó pero este era demasiado seco y no usaba muchas palabras. 

Ella se decidió a divorciarse y buscar su felicidad. Foto: Pixabay

"Claro que no ando con nadie, seguro fueron mis compañeras de trabajo, que estábamos dando el abrazo a una de ellas por su cumpleaños". 

Asi fue justificando cada una de las evidencias que Mercy encontraba, se llegaron los hijos y ella seguía más infeliz que nunca. 

Cierto día se le acabó el gas y llamó a la empresa para que le surtieran, de pronto llegó el vendedor de gas a su casa, le instaló el gas, pero ella estaba muy triste, tanto que esta persona lo notó.

"¿Disculpe señora se encuentra bien?", ella avergonzada, le pagó y al mismo tiempo se soltó en llanto, sin conocer a aquel hombre extraño le comenta lo que le ha pasado en su matrimonio, y este muchacho le brinda algunos consejos. Ella se limpia las lágrimas y le da las gracias. 

Así pasaron algunos días cuando de pronto le tocan la puerta y era el gasero, este le dijo. "Solo pasaba por aquí para ver cómo está señora", ella apenada, le invitaba un café o se quedaban platicando un rato moderado y ya el gasero se iba. 

Un día el esposo llegó muy tarde a casa, alcoholizado como nunca, llegó y se acostó sin apagar su celular, Mercy le encuentra unos mensajes de pasión con otra mujer. Y cuando ella se acostó a su lado, su esposo la llamó con otro nombre.

Al día siguiente, Mercy le explica lo sucedido y le pide el divorcio, el esposo se le arrodilló y le pidió perdón. "perdóname ya no volverá a pasar", ella segura de su decisión llamó a su abogado y empezó los trámites de inmediato.

Se divorció y ella se fue a vivir a otra ciudad con sus dos hijos:

"Me fui a otra ciudad y cada vez que escucho el sonido del gas, me acuerdo de mi amigo que me dio tantos consejos, he de decir que gracias a él es que me animé a dejar a mi esposo". 

Temas

Comentarios

TE RECOMENDAMOS