Logo En Pareja
Me casé y a los tres días me regresó a mi casa, dijo que no era señorita

Me casé y a los tres días me regresó a mi casa, dijo que no era señoritaPixabay

Confesiones

Me casé y a los tres días me regresó a mis padres, dijo que no era señorita

La historia de una mujer que le tocó vivir los tiempos de antes en donde la virginidad era muy importante, para el matrimonio. Acompañanos a descubrir todo lo que libró Cecy cuando su esposo la regresó y le dijo a sus padres que no era virgen y que así no la quería

Por: Yajaira Villarreal

Una historia que no nos ha dejado helados a todos, se trata de Cecy quien se casó muy jovencita apenas tenía 18 años cuando sus padres la casaron con un hombre que cuando no vio lo que esperaba la regresó con sus padres a los tres días del matrimonio, Cecy nos cuenta todo.

"Me había aguantado por muchos años para poder contarles lo que me pasó de joven, mis padres eran humildes, vivíamos en un rancho en la sierra de México, alejados de la urbanidad, de acuerdo a nuestra cultura las mujeres se casan y tiene que ir puras, es decir no haber tenido relaciones con nadie, solo tendría que tener con el esposo después de casarse. 

Mis padres me habían prometido con un hombre que era diez años mayor que yo, cuando cumplí mis 18 años nos casaron, yo me vestía de blanco, hubo gran banquete y todo, Yo no entendía muy bien todo lo que me esperaba pues nunca había estado con un hombre. Cuando me casé estaba muy nerviosa y de alguna manera no aceptaba mi destino, había algo dentro de mí que me decía que yo podría estar haciendo muchas cosas más en mi vida.

Lee también: Razones por las que un hombre llora por una mujer

Me casé y a los tres días me regresó a mi casa, dijo que no era señorita. Foto: Pixabay

Lloré mucho el día de mi boda, mientras todos bailaban yo me sentía como que mis alas se cortaban en ese momento, dejaba a mis padres y la verdad yo pensaba que si tendría la oportunidad de irme del pueblo me fuera sin pensarlo, pero mis padres me convencieron de que mi destino era casarme con ese señor.

La boda se celebró en diciembre hacía frío, y por mi pueblo las fiestas duran tres días, se invita a todos los pueblos de alrededor, llevan muchos regalos. Yo no me sentía feliz. Al terminar por fin la fiesta, me llevó a su casa a consumar nuestro matrimonio, pero la sorpresa de ambos es que yo no sentí nada, ni placer ni dolor, nada, no sangré, que era lo que él estaba esperando.

Me dijo tantas cosas: "Así que me engañaste, no eres virgen, no me sirves, una mujer así no vale la pena", yo me sentía avergonzada, el hombre no paraba de decirme tantas tonterías, me puse a llorar y a como pude me cambié, me dijo que me regresaría a mis padres. ¡Lo hizo!. 

Mis padres avergonzados de mí, me corrieron de la casa, yo sin comprender lo que me pasaba, a como pude me fui caminando poco a poco hasta llegar a la ciudad, me encontré con una amiga que había ido a mi boda y le extrañó verme sola, le dije lo que me había pasado, bendito Dios ella no me juzgó y me dio 100 pesos, me dijo es lo único que traigo, no puedo con más, pero tengo acá el número de una tía que le pasó lo mismo que a ti y vive en Estados Unidos llámale. 

Entonces agradecida con Dios y la virgen, llamé a esta mujer llamada Calixta a quien le debo todo lo que soy, ella me ayudó, me llevó con ella a Los Ángeles, trabajé mucho, aprendí a leer, a pensar de manera diferente, ya que salí con una culpa enorme, por haber avergonzado a mis padres.

Pero Calixta me hizo entender que yo era mucho más que eso, afortunadamente en mi pueblo se casa uno con ritual y no con la firma del registro civil, así que mi estatus era soltera, con tiempo y mucha terapia empecé a cambiar, a madurar a perdonar. 

Ya no regresé a mi pueblo, mis padres fallecieron y no pude estar con ellos. He sufrido mucho, pero comprendí que cuando ellos me echaron de su casa era para nunca más volver, hoy les agradezco que lo hayan hecho, porque me casé con un el hombre que yo escogí, con el que me enamoré y me enamoró. 

"Ya soy abuela de 5 nietos, y ya tengo 80 años, si tengo que agradecer es a Dios y a Calixta quien siempre vio por mí." 

Visita el canal de YouTube de EN PAREJA dando CLICK AQUÍ.