Logo En Pareja
Mensajes que una amante resentida le envía a la esposa

Mensajes que una amante resentida le envía a la esposaPixabay

Confesiones

Mensajes que una amante resentida le envía a la esposa

"Tu le lavas la ropa pero yo se la quito". Mensajes que una amante envía a la esposa, y hay muchos más

Por: Yajaira Villarreal

Tina es una mujer joven, es atractiva esposa y madre de dos hijos, es independiente y tiene su propio negocio. Ella y su esposo lo manejan y se convertido en la fuente principal de sus ingresos. Las cosas cambiaron cuando Tina recibió una serie de mensajes de la amante.

Los mensajes empezaron con tono leve, hasta que se transformaron en ofensas, ella dice que bloqueo muchas veces varios números, pero aquello se convirtió en una guerra y Tina ha decidido exponer los mensajes que recibió durante 2 meses hasta que descubrió lo inevitable. 

Un día estaba por cerrar el negocio y mi celular vibró, vi que era un mensaje de un número desconocido, lo abrí y decía "¿Hola, sabías que tu marido tiene una amante?", no lo tomé en cuenta, mi esposo y yo estábamos muy bien, pero los mensajes me dieron pistas de muchas cosas que yo ignoraba.

Resulta que mi esposo era el encargado de depositar a los bancos, como ustedes saben ya todo se hace a través de una computadora, incluso del celular, pero bueno, mi esposo iba de todas formas al banco, decía que ahí arreglaba otras cosas. 

Yo nunca desconfiaba, hasta que me llegaron los mensajes.

"Hola estúpida, te haces o qué, deja a tu esposo, el no te ama"

"Ahí va tu esposo bien cenadito, ¿sigues creyendo que eres la única?"

Ya no aguanté más la situación y en lugar de reclamarle a mi esposo, empecé a observar sus tiempos y sus actividades, un día le tocaba ir al banco así que lo seguí a escondidas, y ahí estaba la clave, vi como había demasiada confianza con una de las cajeras.

De nuevo guardé silencio, en la noche me dijo que saldría con unos amigos para hablar de negocios, y yo normal, le dije que estaba bien, que se despreocupara de mí porque tenía un fuerte dolor de cabeza y que quería dormir. 

El se fue, yo pagué a un taxista para que me esperara y seguirlo. Y bueno fuimos a dar a uno de nuestros departamentos, él se llevaba a la amante ahí, vimos cuando pasó por ella y tardaron como tres horas en volver a salir, yo me regresé a casa normal.

Mi coraje no debía cegarme, claro que no me faltaban ganas de agarrarlo ahí, pero no podía darme el lujo de perder mi patrimonio, así que cambie mi negocio de un todo a todo. Una mañana se fue mi esposo al banco y como sabía que ya no regresaba hasta después de  medio día, hable con el contador, que me cambiara todo, mi negocio lo puse a nombre de mis hijos bajo clausulas muy estrictas que nadie puede tocar nada excepto yo como madre que soy.

Le cambie las cerraduras a mi casa y al negocio, y le mandé un mensaje a la amante de mi esposo que decía: 

Dile a mi aún esposo que le espera mi abogado para que firme el divorcio, que soy demasiada mujer como para perder mi dignidad y mi negocio con ustedes que son un par de basuras. Dile que no llegue a casa, que duerma contigo, en la tuya, porque he cambiado cerraduras de mis departamentos, casa y negocio.

Temas

Comentarios

TE RECOMENDAMOS