Confesiones

Nuestras familias nos separaron y 32 años después la sigo extrañando

Por Juan Tonelli

-

Mi familia era de extrema derecha y por ende mis amistades también. Pero a mi siempre me gustaba Angélica, una vecina que era hija de un dirigente comunista.

Cuando nos reuníamos con mis amigos y pasaba Angélica, me era imposible no mirarla. Ella siempre me devolvía una sonrisa así que un día me atreví y la invité a tomar un helado.

Desde ese día no nos separamos más aunque siempre nos veíamos a escondidas.Cuando le confesé que estaba enamorado se puso a llorar porque sabía que lo nuestro no podía ser.

Leer también: El destino estuvo de mi lado

Pasaron 2 años, salimos de Enseñanza Media y yo entré a estudiar Leyes tal como querían mis padres. Angélica empezó enfermería.

En la Universidad teníamos más libertad para vernos por lo que cada día nos enamorábamos más.

Cuando estábamos en 3er año vino el golpe de Estado y no pude ver a mi amor por muchos días. Mi familia celebraba la intervención militar mientras yo sabía que Angélica lo estaba pasando mal.

Un día me llegó una carta de Alemania; era Angélica. Su familia se tuvo que exiliar y vivieron horrores. Cuando leí que estaba muy triste mi mundo se derrumbó.

Nos comunicábamos en la medida que podíamos pero pasaba el tiempo y nos íbamos alejando cada vez más.

Nuestras familias nos separaron y 32 años después la sigo extrañando.  La ilustración es de @whiterabbitarte
 

Cuando me recibí de abogado lo primero que hice fue ir a Berlín. El viaje se me hizo eterno, sólo quería verla y que me dijera que me seguía queriendo.

Finalmente encontré su casa, llamé al timbre cambiándome el nombre por un amigo común para que sus padres no me echaran a patadas.

Espera un momento que ya bajo, me contestó. La vi a lo lejos, y mientras se acercaba quería equivocarme. Lo que mis ojos veían no era lo que esperaba. Al verme se detuvo y yo no pude evitar llorar. Estaba embarazada.

Leer también: Jamás me sentí tan mal, tan abandonada y desesperada

Llorando junto a mí me dijo; no quise hacerte daño, pero pasó. Hoy estoy casada y feliz.

La abracé y me fui, no pude decir nada. Pasaron 32 años y aún la recuerdo, fue mi gran amor. Carlos (Chile)

Si queres contarme la tuya con fotos o sin ellas, hacelo a jotateuno@gmail.com o en forma anónima ingresando a www.juantonelli.com

Podes conseguir mi libro “UN ELEFANTE EN EL LIVING, historias de cosas que sentimos y no nos animamos a hablar” AQUÍ

Síguenos en

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber sobre amor, familia y salud.

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Confesiones