Logo En Pareja
Madre e hija.

Madre e hija.Foto: Unsplash

Confesiones

Por mis temores estoy arruinándole la vida a mi hija

Por todo lo malo que viví en mi infancia y haber tenido una familia disfuncional ahora no quiero que mi hija sufra lo mismo, la cuido en exceso y no la dejo vivir

Por: Juan Tonelli

Madre e hija.(Foto: Unsplash)

Madre e hija. | Foto: Unsplash

Yo soy el claro ejemplo de que el amor puede dañar, sobre todo cuando se vive en exceso. El deseo de protección que siento por mis hijos les está arruinando la existencia y evitando que vivan felices su infancia. El haber sufrido mucho en mi niñez me marcó para siempre y ahora en mi vida adulta, no quiero que por ningún motivo mis pequeños pasen por todo lo que yo viví.

Todo empezó cuanto tenía tan solo 8 años y una de las personas que debía acompañarme, apoyarme y en la medida de sus posibilidades cuidarme abusó de mi, mi hermano. De hecho sus abusos también fueron emocionales, y durante muchos años estuve viviendo esta situación. Ahora por mis temores estoy arruinándole la vida a mi hija. Aunque es algo de lo que me cuesta muchísimo trabajo hablar es la razón por la que cuido en exceso a mi pequeña al grado de no dejarla vivir en plenitud.

A los 17 años quedé embarazada de mi novio, sin embargo no pudimos hacer vida en pareja porque yo era el sostén de mi casa, tenía que mantenerlos y cuidar de mi hermana menor. Así que tuve que sacrificar mi felicidad por la de los demás.

Te va a interesar: La cantidad de besos dirá si hay amor, cercanía e intimidad en la pareja

Por mis temores estoy arruinándole la vida a mi hija. Foto: Unsplash

Por desgracia perdí mi embarazo, corté con mi novio y decidí mudarme a Buenos Aires. Ahí el amor llegó a mi y conocí a un chico con el que inicié una relación de pareja. Me fui a vivir con él, esperando formar una familia.

Pero las cosas no salieron conforme lo planeado, perdí otro embarazo. Sin embargo no pensaba darme por vencida en mi deseo de ser madre y cuidándome demasiado nació mi hijo, mi adoración que ahora ya tiene 17 años.

La vida en pareja no fue como la imaginaba, ya que esa persona era violenta. De hecho cuando mi pequeño tenía apenas 2 años, su padre me golpeó y para mi fue la gota que derramó el vaso. Ya no había nada que pensar, así que decidí dejarlo.

Mi hijo estaba harto de los malos tratos de su progenitor, hasta pedía que nos alejáramos de él. Ese no era el ambiente adecuado para criar a un niño y tener una familia. Me arreglé como pude, viviendo con familiares y trabajando, y cuando me fue posible volví a estudiar. Quería seguir todos mis sueños y recuperar todas las oportunidades que me quitaron cuando era más joven.

Te va a interesar: Cocinar con tu pareja podría ayudarte a mejorar tu relación

Decidí asistir a un colegio técnico, trabajaba durante el día y estudiaba por la noche. A mi hijo lo dejaba en una guardería o lo cuidaban mis amigas. Ya en mi quinto año del colegio técnico me encontré con un profesor de la secundaria que cambió mi vida.

Comenzamos a salir, pero los problemas llegaron al poco tiempo. Él se había separado de su mujer desde hacía poco tiempo y tenía un hijo pequeño. Después de algunas conversaciones empezamos a salir,sin embargo teníamos muchos conflictos porque su exmujer nos hostigaba. En muchas ocasiones está situación me rebasó y terminaba por dejarlo, pero siempre regresábamos.

A pesar de todo triunfó el amor, actualmente llevamos 12 años juntos. Mi hijo tiene 17 años, el suyo 15 y tenemos una hija en común de 10. Los problemas fueron desapareciendo poco a poco, salvo que él trabaja mucho y hasta muy tarde.

Este año pedí licencia en el trabajo para estar más en casa y mucho más cerca de mi hija. Pero ando un poco paranoica, ya que fue precisamente a su edad cuando mi hermano me abusó y temo que le pase lo mismo. Tal es mi deseo de protegerla que no la dejo ir a ningún lado, ni a pijamadas a dormir con sus amigas, etc. Quiero cuidarla, pero sé que a su vez la estoy perjudicando. Joana.

Juan Tonelli responde:

Una cosa es cuidar y otra distinta es no dejar crecer, no dejar vivir. A veces es bueno preguntarnos si estamos trasladando nuestros traumas a las personas que más amamos.

Podes conseguir mi libro “UN ELEFANTE EN EL LIVING, historias de cosas que sentimos y no nos animamos a hablar” en https://www.penguinlibros.com/.../240477-un-elefante-en...

Visita el canal de YouTube de EN PAREJA dando CLICK AQUÍ