Logo En Pareja
Reflexiones de Juan Tonelli

Reflexiones de Juan TonelliPixabay

Confesiones

¿Por qué permites que otros elijan por ti?

Una reflexión interesante que hace Juan Tonelli sobre lo que las personas eligen y lo que les imponen a elegir

Por: Juan Tonelli

Interesante reflexión que nos comparte el escritor latinoamericano Juan Tonelli. Su pluma rescata las desventuras que pasaron o siguen pasando algunas personas que se casan por que alguien más les elige la pareja y el estilo de vida. Tonelli expone como debes tener claro lo que quieres para al final disfrutar de la vida. Muy recomendada la siguiente historia del escritor que te invita a analizar lo que has elegido hasta hoy en tu vida.

"Mi abuela decía que me tenía que gustar el champagne porque era una bebida aristocrática. “Nada de andar tomando sidra”, me retaba, por las dudas. Es que hace cuarenta años esta bebida la consumían las clases menos favorecidas. El problema era que a mí me gustaba la sidra. Por otra parte, ¿cómo se hace para que te guste lo que no te gusta?

Aunque tuvo más libertad que nuestros padres, mi generación padeció fuertes mandatos. Podíamos elegir qué carrera estudiar, siempre y cuando fuera una de las seis tradicionales.

Nada de ser músico, deportista o estudiar filosofía. Había que estudiar algo que garantizara tener trabajo de por vida. A nadie parecía importarle demasiado que estudiáramos algo que nos apasionara, o al menos que nos interesara. La única prioridad era “asegurar el futuro”. ¿No se habían enterado de que eso no era posible?

Por más increíble que pueda parecer, hoy en día millones de personas siguen celebrando bodas acordadas por sus padres. No tienen el inicio fogoso de nuestros romances occidentales, pero las evidencias parecen confirmar que cuentan con mayores probabilidades de éxito que aquellos matrimonios que elegimos en libertad. Al igual que los niños, no nos gustan los límites, pero nos contienen, nos dan ciertas certezas, nos protegen. Entre estos dos extremos está el arte de vivir.

No podemos elegir todo, ni tampoco vivir sólo cumpliendo normas y mandatos. Por lo general, llegamos a la mitad de la vida viviendo de una manera que no elegimos. A los cuarenta nos damos cuenta de que hace rato estamos corriendo una carrera sin habernos enterado nunca cuándo fue el disparo de largada. En ese momento, muchas vidas entran en crisis. ¿Cómo vine a parar acá? Sentimos que hasta entonces no habíamos elegido nada y tenemos la necesidad imperiosa de hacerlo.

¿Garantiza mejores resultados? No, pero es más auténtico. Después de todo, ya que vamos a pagar la factura de nuestra vida, al menos que nos guste la cena".


Temas

Comentarios

TE RECOMENDAMOS