Confesiones

Quien acepta ser la amante pierde la dignidad y el amor propio

Hasta para amar a alguien hay que saber reconocer límites y no pasarlos por alto, cuando aceptas ser el plato de segunda mesa, no te estás valorando lo suficiente. 

Por María Encinas

- 09 de Septiembre de 2021 - 12:23 hs
Quien acepta ser la amante pierde la dignidad y el amor propio

Quien acepta ser la amante pierde la dignidad y el amor propio (Pexels)

En un triángulo amoroso, quien lleva más las de perder es la mujer, pues es ella quien se lleva la mayor parte de los señalamientos y los sobrenombres como robamaridos, rompehogares y otros más fuertes, pero ¿por qué aceptar todo eso cuando bien se puede rechazar la oferta de ser "la otra"?, porque quien acepta ser la amante pierde la dignidad y el amor propio. 

Hay quienes el amor y la obsesión por ese hombre termina cegándolas y toman decisiones sin ver las consecuencias, solo saben que quieren estar cerca de él como sea y lo aman aún sabiendo que es casado y tiene una familia, aunque quien acepta ser la amante pierde la dignidad y el amor propio, pero no se dan cuenta hasta que el encanto termina. 

Una amante no la tiene nada fácil, este proceso de ser la segunda opción y siempre vivir entre las sombras, también la lleva a experimentar sentimientos de tristeza, celos, desventura, se enfrentan a la soledad, porque aunque tengan una relación a escondidas, se deben adaptar a tener horarios para ver a quien aman, no lo tienen disponible, frente a los demás no son nada. 

Leer también: El amor se trata de compartir, de dar y de que todo sea muto. 

Quien acepta ser la amante pierde la dignidad y el amor propio. Foto: Pexels.

Ser la amante no es ese papel divertido en el que te burlas de la esposa y te toca la parte buena del hombre con el que estás, no todo son risas, buenos momentos entre cuatro paredes y fingir que no pasa nada, ser el plato de segunda mesa también tiene sus desventajas, pues te muchas veces te aísla de tu familia y de tus amigos por tener que ocultar tu relación nada formal. 

Además, en una relación clandestina en donde él está casado y tú eres quien se conforma con las migajas, tú estás perdiendo el tiempo, porque ese hombre ya tiene una vida hecha, en cambio tú solo estás esperanzada a que se decida a dejar a su esposa y haga historia a tu lado, pero ¿y si eso no pasa? fíjate en las oportunidades que estás dejando pasar. 

A todo eso, súmale que te estás haciendo de una reputación no tan positiva, sí quizá digas que la opinión de las personas no te importa en lo absoluto, pero tu imagen ante quienes descubren que sales con un casado, queda pisoteada y en el suelo, eso sin contar las murmuraciones que correrán acerca de ti, andarás de boca en boca, tendrás que cargar con eso. 

Leer también: Quédate con quien sepa lo mucho que vales y lo importante que eres. 

El amor tiene un límite y se llama dignidad, por mucho que te guste ese hombre casado, que lo ames como a nadie, debes negarte a tener una relación con él, el amor no se da a medias, no se mendiga y tampoco se ruega, ¿cómo puedes amar a alguien que solo te quiere por ratos y dentro de horarios establecidos?  si no te está aportando nada y no te enseña lo que realmente es el cariño verdadero. 

Antes de aceptar ser la segunda opción de un hombre, aprende a reconocer tu valor, tú eres una mujer entera que no merece estar recibiendo mitades de amor, quien te ame, tendrá que estar orgulloso de presumirte, de tenerte a su lado, no tendrá ninguna excusa para esconderte, y si ese hombre casado de verdad te ama, se divorciará para ser un tipo libre y estar contigo. 

Recuerda que antes de cualquier hombre, primero debe estar el amor propio, ese que hace que te respetes a ti misma, que te des tu lugar, que sepas diferenciar entre lo que está bien y lo que está mal, que hace que no te conformes con recibir lo que no te mereces, sino que solo aceptas aquello que te hace sentir bien, que te llena, que te aporta. 

Visita el canal de YouTube de EN PAREJA dando CLICK AQUÍ. 

Síguenos en

En esta nota

María Encinas

Egresada de la Universidad del Altiplano del estado de Tlaxcala en la carrera de Ciencias de la Comunicación. Con un gusto especial por la lectura y la redacción, considerándolos un escaparate de lo que hay en mi imaginación y corazón. Apasionada de la vida, arriesgada y en constante aprendizaje.

Ver más

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber sobre amor, familia y salud.

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Más de Confesiones