Confesiones

Señales que me indicaron que mi esposo me estaba engañando con otra

Algunas acciones me indicaron que el interés romantico de mi marido estaba en alguien más. Había una tercera persona en mi matrimonio

Por Nadxiely Chavez

- 22/02/2020 08:46

Una de las situaciones que ponen en jaque una relación y puede representar el fin de la misma es una infidelidad, sin embargo en pocas ocasiones esta llega por sorpresa, ya que previo a que sea descubierta el traidor manda algunas señales que indican que hay otra persona en su pensamiento, que en muchas ocasiones son ignoradas por la víctima.

A veces es que no queremos abrir los ojos y darnos cuenta de que ese hombre que juro amarnos en las buenas y en las malas, ha decidido romper ese compromiso por el amor y quiere la compañía de alguien más. Si en este momento estas dudando de la honestidad de tu pareja, debes de conocer las acciones que me indicaron que mi esposo me estaba siendo infiel.

El primer indicio de que había una tercera persona me lo dio algo indispensable para todo ser humano hoy en día: su teléfono celular. No se separaba de él ¡nunca! parecía que lo tenía tatuado, sin embargo cuando estaba fuera de casa y yo lo buscaba no me contestaba. Se justificaba diciendo que estaba muy ocupado, o que se quedó sin batería.

Señales que me indicaron que mi esposo me estaba engañando con otra. Foto: Pexels

Tales fueron mis reclamos respecto al celular, que desactivo las palomitas azules, así yo no podría reclamarle que me dejó en visto, también la hora de su última conexión y todo aquello que me mostraba información sobre su actividad en dicha aplicación de mensajería. Después me di cuenta que la foto de perfil en donde aparecía conmigo ya no estaba ahora no tenía nada.

Después empezó a llegar tarde del trabajo, no le importaba pasarse la hora de la cena, con la excusa de que tenía mucho trabajo, aparecía hasta dos horas después de su llegada habitual, a veces enojado, apurado, cansado y sin ganas de hablar. Para hacer más evidente que no me quería a su lado, deje de ser invitada a las reuniones a las que asistíamos juntos. Ahora era "sin pareja". 

Que decir de su comportamiento, empezó a cuidarse más, a hacer ejercicio, ya no comía cualquier cosa y se preocupaba por estar atractivo, obviamente no para mi. Debo confesar que enfrentarlo fue una de las cosas más difíciles que tuve que hacer, ya que el miedo a que me dijera: me voy con otra persona era más fuerte, sentía que ya no podía más con esa situación.

Y efectivamente, había otra persona. Sin embargo, a pesar de que se suele pensar que una infidelidad es causa de una ruptura, decidimos darnos una segunda oportunidad, superamos ese bache, trabajamos para recuperar la confianza y ahora estamos más unidos que nunca.

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber sobre amor, familia, salud y psicología

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Confesiones