Logo En Pareja
Soy feliz con mi esposo, pero nunca te pude olvidar

Soy feliz con mi esposo, pero nunca te pude olvidarPixabay

Confesiones

Soy feliz con mi esposo, pero nunca te pude olvidar

La historia de amor de una mujer que nunca pudo olvidar a su primer gran amor, no vas a creer el final te sorprenderá

Por: Yajaira Villarreal

Una de las historias que nos llega a EN PAREJA es de una mujer que por azares del destino y otras cuestiones que ella misma nos cuenta, se alejó del que hubiera podido ser el amor de su vida. "Acompañanos a leer esta historia de amor!

"Me enamoré en mi adolescencia, mis padres siempre fueron muy estrictos con mi educación, me medían el tiempo de cuando salía de la secundaria a la casa, así que era muy difícil tener citas, además de que era muy chica y eso tambien era un impedimento. Te puede interesar: Mensajes de whatsapp para aliviar la tristeza de tu pareja

Aquí estoy de nuevo viendo las fotos de la secundaria, han pasado tantos años, que no te he podido olvidar, me atrapan los suspiros de pensar que hubiéramos podido estar juntos pero las cosas no se dieron.

Una linda historia de amor. Foto: Pixabay

Yo estaba en tercero de secundaria y mis padres me llevaron a la fiesta de graduación, las familias estaban cada una en sus mesas, Erick estaba del otro lado, así que nos las ingeniamos para coincidir, cuando se llegó el turno de bailar todos en bola en el centro de la pista, nos acercamos y me dijo que sus papás lo mandarían estudiar fuera.

Esa fue una noticia muy triste para mí, pero aparte yo también le tendría otra igual de triste que mis padres me habían puesto un ultimátum, que o prefería estudios o novio, y yo que siempre quise ser abogada, pues preferí los estudios. 

Ambos nos prometimos escribirnos cartas, ese fue el último día que lo vi, sus padres lo mandaron a estudiar arte a España, y yo me quedé en México a estudiar para abogada, nunca me llegó una sola carta de él, pensé que se extraviaban en el camino, o que al cartero le pasaban accidentes y por eso nunca llegaban esas cartas a mi buzón.

Me encontré un buen hombre en mi vida y me casé, pero siempre había pensado qué hubiera pasado si yo me hubiera casado con él, por lo menos vivir mi amor como siempre lo soñé, pero bueno no me puedo quejar de mi esposo, me ha tocado un hombre lindo que siempre se ha preocupado por mi. 

Una vez le conté de mi historia con Erick, pasó el tiempo, hasta que una noche, me dijo: "Lo encontré", ¿Qué?, le dije, ¿Cómo que lo encontraste?, ¿A quién?, y él me miró a los ojos y me dijo: ¡A tu Erick!, pensé que estaba bromeando, y me dijo: "Sigue viviendo en España, mujer lo localicé por internet, y se ha convertido en maestro de arte en una universidad prestigiosa".

Se me inundaron los ojos de lágrimas, nunca me imaginé que mi esposo haría eso por mi, y me entró una confusión  ¿Acaso esto podría dañar los sentimientos de mi esposo?, yo lo tomé de la cara y mis manos ya con arrugas le dije, quiero que sepas que haberme casado contigo fue lo  mejor que me pasó, y nunca te dejaría por nadie, porque te amo. 

Y él me dijo: "Sé que te quedaste con ganas de volverlo a ver, y no, me siento mal, creémelo, a veces es bueno cerrar círculos de amor, y hoy es tu turno, mandale un mensaje".

Y yo: "No, como se te ocurre"

Me convenció y mandé un "Hola te acuerdas de mi, soy  Penélope de la secundaria". Y al minuto me respondió: "Wow ha pasado el tiempo ¿no?".  Bueno, la plática fue larga, y me contó que se casó dos veces y que ahora disfruta de sus nietos como yo de los míos. 

Y si quieren saber si tocamos el tema del "Si hubiéramos seguido", sí, lo tocamos, y nos dimos cuenta que si hubiéramos estado juntos, no tendríamos la felicidad que gozamos hoy al lado de nuestras parejas.

Te puede interesar: Así reviertes trabajo de magia negra y hechizo del agua de calzón

¡Somos lindos amigos! Y ahora me manda fotos de sus nietos y su encantadora esposa, y yo le comparto los míos.  Mi esposo es grandioso, soy afortunada de tenerlo a mi lado".

Visita el canal de YouTube de EN PAREJA dando CLICK AQUÍ.

TE RECOMENDAMOS