Logo En Pareja
Soy prostituta y me enamoré de un hombre que me besó dulcemente

Pixabay

Confesiones

Soy prostituta y me enamoré de un hombre que me besó dulcemente

"Le cobraba cada encuentro, el es capitan de un barco y cada arribo al puerto me pagaba por sexo hasta que un día....

Por: Yajaira Villarreal

A la hora que llegara, El Capy me llamaba, como era un buen cliente, lo atendía de inmediato, hubo muchos encuentros íntimos, pero antes de que juzguen esta historia me gustaría contar mi historia.

Soy Gloria, tengo 32 años y soy prostituta, no me da vergüenza decirlo, me he mantenido muchos años en este oficio, no es fácil, pero tiene sus recompensas, como todo partes tristes y partes alegres. 

Ella se enamoró de un capitán de barco. Foto: Pixabay

Un día llegó un hombre algo guapo delgado me llamó la atención antes de que me escogiera, en la casa de citas en donde trabajo nos ponen en una fila para que cliente escoja la que se le antoja más. 

Me escogió a mí, ese día me subió a un carro rentado y me llevó a un camarote de un barco muy hermoso, curiosamente y lejos de las mentes perversas incluyendo la mí, no me tocó para nada esa noche, brindamos, me leyó un cuento que hablaba de los mares.

Se acabó el tiempo y me dijo que volvería, yo cobré por el servicio, porque quien decidió no hacer nada fue él y el cliente manda. Al siguiente día fue por mí, y me llevó a dar la vuelta por la arena, caminamos descalzos, me invitó una cerveza y nos paramos en un bar. Su platica me estaba empezando a gustar.

Yo no acostumbro a hablar de mi vida, siempre me concentro en que se venga rápido el cliente y asunto terminado, cobro y me voy. Un servicio rápido. Pero El capi no es igual a otros, creo que él solo buscaba compañía.

Fue hasta el tercer día que me dijo: "Gloria te quiero besar" y yo le dije: Pues ya pagaste por adelantado, no tienes que pedirme permiso y ahí valió madres la prostituta que llevo en mi. 

Disfruté de ese beso, fue como un dulce exquisito, como lo más suave del mundo, pude sentir sus labios tibios, me hizo temblar, sucumbió mi ser.

Para no hacerles más largo el cuento, ya llevamos 2 años que nos vemos cada vez que llega al puerto y me he enamorado, le he dicho de mis sentimientos a pesar del temor de no verlo nunca más.

Para mi buena suerte es que me llamó y me dijo:

"Pensé que nunca te enamorarías de mí, te llevo algo que te gustará".

Y acá estoy esperando a ese hombre que me tiene enamorada, a pesar de que sabe de mi profesión, tengo miedo de qu decida un día no volver jamás a este puerto a visitar a una prostituta que se enamoró perdidamente de él.

El llega el próximo mes, ya les contaré que me trajó y en que termina esta historia.

Temas

Comentarios

TE RECOMENDAMOS