Confesiones

Tener una hija es ganar una cómplice y amiga para toda la vida

Ser madre de una niña es maravilloso, ahí encontrarás lo que es una verdadera aliada y te enfrentarás cara a cara con el verdadero amor. 

Por María Encinas

- 03/08/2020 09:52

La maternidad es algo maravilloso, pero cuando llega una niña a tu mundo, puedes sentirte agradecida, tener una hija es ganar una cómplice y amiga para toda la vida, será tu mejor compañía.

Ser madre es todo un desafío, nadie nace con un instructivo en mano para saber cómo educar o dar amor, pero debes saber que tener una hija es ganar una cómplice y amiga para toda la vida, ya tienes a tu aliada perfecta.

Hay quienes prefieren un varón y otras desean una pequeña versión de ellas mismas, y no están equivocadas, pues tener una hija es ganar una cómplice y amiga para toda la vida, tendrás ahí a tu mayor tesoro.

Puedes ver: Soy madre de un varón, no quiero que le teman por el hecho de ser hombre. 

Tener una hija es ganar una cómplice y amiga para toda la vida. Foto: Unsplash.

Cuando te conviertes en madre de una hija, ella pasa a ser la princesa de tu cuento, aquella por la que te jurarás luchar y ayudar a cumplir todos y cada uno de sus sueños, que no permitirás que ningún ogro disfrazado de príncipe azul la lastime.

Verás con orgullo y quizá cierta preocupación, que es una mini versión de ti, que con los pasos de los años va adoptando tu carácter, tus manías y te recordará tu infancia, pero te esforzarás porque siga un camino mejor que el tuyo.

Te darás cuenta de que, el lazo que las une va más allá de ser madre e hija, pues se acoplarán y conocerán tan bien, que se convertirán, en mejores amigas, confidentes y su complicidad será única si saben construir con acciones.

Crea un tesoro de recuerdos con tu hija, platica de esos temas que ella quiere escuchar, ríanse hasta que el estómago les duela, compartan sus tristezas y también corrijan cuando algo va mal, no permitan que nada rompa ese vínculo de amor.

Recuerda que una madre y una hija pueden ser las aliadas más cercanas y unidas, tu pequeña será una extensión de ti misma, donde te verás reflejada, pero teniendo ella sus propias aspiraciones y su propia personalidad.

No olvides que tú como madre eres su modelo para seguir, su mapa de ruta, por lo que procura que tus enseñanzas dejen huella positiva en ella y enséñala a esforzarse por cumplir cada una de sus metas.

No dejes que tu hija tenga miedo de contarte sus cosas, mejor conviértete en esa aliada y mejor amiga en la que piense primero para decirle sus problemas, con la que quiera compartir sus momentos más felices o amargos. Y ten presente que tener una hija, es encontrarse cara a cara con el verdadero amor.

Visita el canal de YouTube de EN PAREJA dando CLICK AQUÍ. 

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber sobre amor, familia, salud y psicología

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Confesiones