Logo En Pareja
Una mujer no es culpable de la infidelidad de su esposo.

Una mujer no es culpable de la infidelidad de su esposo.Foto: Freepik

Dedícalo

La mujer no es culpable de la infidelidad de su esposo que rompió su compromiso

Una mujer jamás será la culpable de que un hombre haya decidido buscar a alguien más a sus espaldas, es él quien debió de decir lo que le faltaba en la relación

Por: Nadxiely Chavez

Cuando una mujer es blanco de una infidelidad lo primero que hace es culparse, piensa que su actitudes fueron la causa por la que el hombre que juró serle fiel tanto en las alegrías como en las tristezas haya decidido buscar a otra persona, sin embargo las cosas no son así, sino todo lo contrario.

Una mujer nunca es culpable de la infidelidad de su esposo, es él quien no cumplió con el compromiso que había entre ambos. Hay casos en los que ellos aman a sus parejas sin embargo caen ante las tentaciones y se dan la oportunidad de tener una aventura 'ocasional' de una noche, algo que saben no durará mucho. Es en estos casos cuando obviamente no abandonan el hogar y la idea de dejar a su esposa es algo que no pasa por su mente.

La falta de comunicación por parte de ambos suele ser uno de los factores que influyen en que un hombre decida tener una relación alterna. Cuando empiezan a surgir los problemas es importante que se platiquen a tiempo para evitar traiciones y dolor. Sin embargo el salir adelante depende de dos personas, es un trabajo en equipo y como pareja deben de tener claro que no existe el 'tú' ni el 'yo', sino el 'nosotros'.

Una mujer no es culpable de la infidelidad de su esposo, él no cumplió su compromiso. Foto: Pexels

Una mujer jamás será la culpable de que un hombre haya decidido buscar a alguien más a sus espaldas, es él quien debió de decir lo que le faltaba en la relación. Una de  las razones por las que un hombre jamás deja a su esposa por una tercera persona es porque ven la infidelidad como un momento de diversión, un rato agradable que hizo que se olvidaran del estrés de un hogar y las responsabilidades de los hijos.

Cuesta trabajo comprender que un matrimonio es un trabajo diario, en donde se debe luchar porque el amor no se acabe y platicar para que ambos estén satisfechos y recuerden qué fue lo que hizo que pensaran que eran el uno para el otro y sobre todo lo que los motivó a formar su propia familia. 

Todos los matrimonios tiene problemas y estos no debe recaer en uno solo, ya que son dos los que lo conforman. Sin embargo cuando existen las mentiras, se omiten cosas importantes y se traiciona, quien lo hace es el que esta faltando a la promesa y esto no tiene nada que ver con la otra persona cuyo único error es confiar en su pareja.

TE RECOMENDAMOS