Logo En Pareja
Buscar el bienestar de los niños.

Buscar el bienestar de los niños.Foto: Pexels

Estilo de Vida

Estrategias para mejorar la salud de los niños

Es importante cuidar los hábitos de alimentación, la calidad del descanso e incluso los pasatiempos de los más pequeños del hogar

Por: EFE

Actualmente son muchos los niños que sufren de obesidad, desarrollando desde la infancia enfermedades crónicas que les traerán problemas en su vida adulta es por eso que los expertos han creado estrategias para mejorar la salud de los niños, teniendo en cuenta desde su alimentación hasta sus relaciones sociales.

Mejorar la salud de los niños y niñas no solo es un reto para la Administración, los centros de salud o las familias. Cualquier agente social como empresas o medios de comunicación puede alinearse para lograr este objetivo pensando en la infancia.

El Instituto DKV de Vida Saludable lleva años acometiendo acciones para prevenir la obesidad infantil. Por otro lado, el Hospital San Joan de Déu Barcelona lleva años apostando por la salud y el bienestar infantil.

Cuidar la alimentación de los más pequeños. Foto: Pexels

Fruto de esta unión ha nacido el I Estudio de Salud y Bienestar en la Infancia, con el fin de aportar información valiosa a los padres sobre diferentes aspectos como hábitos de alimentación, calidad del descanso de los niños,  o incluso el tiempo que se pasa alrededor de la mesa para comer con la familia.

Para el presente estudio se han recogido datos fruto de una encuesta online a 2013 personas en España. La muestra recoge representantes de todas las comunidades autónomas repartidos en función de la densidad de su población. El 56 % de los encuestados eran mujeres. La edad media de todos los encuestados fue cercana a los 40 y un 66 % de estos participantes tenía entre 35 y 44 años. A continuación se presentan algunas conclusiones:

Alimentación

Un 73 % de los participantes considera que tiene un horario fijo establecido para comer toda la familia junta en la mesa.

Extremadura, Baleares y Murcia son las CCAA con los porcentajes más elevados de familias que comen juntas en un horario establecido. En la mesa, más de la mitad de los niños (58 %) pasa entre 15 y 29 minutos, y un 32 % entre 30 y 45 minutos, lo que parece indicar una buena interacción familiar.

Sorprende que el 9,5 % no desayune nada en casa, aunque sí lo hacen en la escuela con el 100 % de respuestas afirmativas.

En cuanto al consumo de alimentos considerados saludables, el 44,5 % de los padres y madres afirma que sus hijos comen fruta fresca todos los días  y un total del 65 % lo hacen más de cinco días a la semana.

Con las verduras y hortalizas, aunque la recomendación es de dos o tres raciones diarias como la fruta, solo el 41,5 % las consume cinco o más días a la semana.
En cuanto a la carne roja, casi el 19 % no come nunca o casi nunca; mientras que la gran mayoría (78 %) lo hace entre una y cuatro veces por la semana, con un 68,8 % de los encuestados que comen dos o menos veces por semana.

El consumo de legumbres también es bajo, de hecho, solo un tercio de los niños cumple las recomendaciones de tres o cuatro raciones a la semana recomendadas.

Si analizamos los alimentos menos saludables, la repostería industrial no casera es el que se consume con más frecuencia, con cerca de un 8 % que han indicado que su hijo la consume todos los días y el 36 %, que la consume tres días a la semana o más.

Resulta sorprendente que solo el 76 % indica que su  hijo casi nunca consume comida rápida. En el caso de las chucherías, el 12,5 % de los encuestados señala que su hijo toma tres días a la semana o más, mientras que casi el 88 % admite el consumo de snacks y fritos cinco días a la semana o más.

Pese a estos resultados, el 92 % de los padres/madres percibe que su hijo/a come de forma equilibrada y suficiente. Un 43 % señala que añade sal extra a los alimentos que se toman sus hijos/as.

Evitar la comida chatarra. Foto: Visual Hunt

En cuanto al consumo de azúcar, el 41 % de los participantes opina que las etiquetas no aportan la información necesaria sobre el azúcar que contienen los alimentos. El 38,5 % percibe que es poco visible /inteligible, mientras que solo el 21 % opina que la información es clara. Una respuesta que contrasta con que, aún sin tener la información, el 99 % afirma que sus hijos cumplen con la cantidad de azúcar al día recomendada.

Actividad física, sedentarismo y descanso

El 72, 5 por ciento de los padres participantes dice que el nivel de actividad física que realiza su hijo es bueno. Una cuarta parte de ellos señala que el nivel tan solo es regular.

En cuanto a la frecuencia de actividad, el 64 % realiza bastante actividad física, según sus padres, pero destaca que en poblaciones de menos de 20.000 habitantes, la actividad física es menor (17,56 %) que en ciudades de mayor tamaño, donde supera el 20 por ciento. Navarra, Asturias, La Rioja, y Aragón son las comunidades donde en mayor medida los padres consideran que sus hijos hacen “bastante ejercicio”.

El 45 % señala que su hijo actúa de forma sedentaria entre una y dos horas diariamente. Como aspecto positivo, el 39 % dedica menos de una hora al día y un 5 % nada en absoluto a actividades sedentarias (TV, jugan con la tablet, etc)

El 74 % opta por escoger “jugar con juguetes” como actividad que más le gusta realizar a su hijo en su tiempo de ocio, mientras que el 72 % también apuesta por “jugar con sus amigos”. Así pues, mirar la televisión (57, 86 %), interactuar con el teléfono móvil (25,16 %), o jugar con consolas, aún se mantienen por detrás de otras actividades más saludables entre los más pequeños.

De media, los niños referenciados en el estudio duermen 9,4 horas entre semana y 9,7 los fines de semana. El 80 % de los padres valora la calidad del sueño de su hijo como buena, un 17 % como regular y un 3 % como mala o muy mala.

Hacer alguna actividad física. Foto: Freepik

Hábitos de comportamiento

Los encuestados destacan que “casi siempre” o “a menudo”, su hijo es desobediente (23,5 %), tarda mucho en realizar las actividades (24,7 %) o interrumpe a los adultos (25,6 %). El 30, 3 % a veces o nunca observa las normas, mientras que el 16 % tiene rabietas habitualmente y solo el 4 % miente.

Cerca del 60 % de los padres ha señalado que su hijo a menudo se distrae con otras cosas cuando está haciendo algo  y más del 70 % afirma que “se distrae con facilidad” casi siempre o a menudo.

No alcanza la mitad (49 %) los niños que nunca tienen dificultades para entretenerse solos, y un 41 % reconoce que “a veces”. Un 10 % tiene dificultades para entretenerse ” a menudo” o casi siempre.

El 98 % de los padres y madres cree que su hijo “a menudo” o “casi siempre” es feliz y está contento. También responden (92 %) que su hijo tiene amigos con los que se divierte. Un 85 % cree que sus hijos tienen tiempo para hacer las cosas que les gustan, frente al 15 % que solo a veces disponen de este tiempo.

Las relaciones familiares. Foto: Pexels

Relaciones familiares

El 34 % percibe que no dedican suficiente tiempo a su hijo. Los padres tienen esa percepción en mayor medida (41 %) que las madres (27 %).

Los separados o viudos, con un 42 % de respuestas negativas, son los que menos tiempo admiten tener para dedicarles.

Además, aunque el 82 % de los participantes tiene un buen grado de satisfacción respecto a la calidad del tiempo dedicado a su hijo/a, tan solo el 24 % la definiría como “muy buena”, mientras que el 18 % la definen como regular  (16 %) o mala/ muy mala (3%).

El 40 % señala que todos los días, de lunes a viernes, realiza actividades de ocio con sus hijos, mientras que el 69 % dedican dos días del fin de semana a estas actividades. Del total de respuestas, se observa que un tercio de los padres y las madres dedica poco tiempo a sus hijos entre semana, lo que puede indicar dificultad de conciliación y falta de tiempo o de voluntad, entre otros.

Lo siguiente también será de tu interés:

Temas

Comentarios

TE RECOMENDAMOS