Logo En Pareja
Identifica las causas por las que tu esposo no quiere tener relaciones sexuales y busca ayuda  Foto: Freepik

Identifica las causas por las que tu esposo no quiere tener relaciones sexuales y busca ayuda Foto: Freepik

Intimidad

Por qué mi esposo no quiere tener relaciones sexuales

Te decimos por qué tu esposo no quiere tener relaciones sexuales, tranquila, no tien que ver precisamente con falta de amor

Por: Laura Trejo

Cuando un hombre no quiere tener relaciones sexuales, la pareja, comúnmente una mujer, puede experimentar una ola de sentimientos y pensamientos difíciles de sobrellevar, entre ellos: decepción, preocupación, tristeza, además puede llegar a creer que su esposo o novio ha dejado de sentir atracción por ella, le es infiel o ya no la quiere.

Debido a que existe la creencia generalizada de que los hombres siempre están pensado en sexo, la cual es falsa, por cierto, causa extrañeza cuando su deseo sexual disminuye, pues generalmente se espera que sea la mujer quien lo experimente. 

Este mito es dañino, pues cuando el hombre pasa por esto, no puede hablarlo con nadie, ya que, para su género, la actividad sexual frecuente es una exigencia y su masculinidad se pondría en tela de juicio.

En este artículo te explicamos ¿Por qué se pierde el deseo sexual en el matrimonio?. Analizalo a fin de que encuentre juntos una solución al problema.

Te decimos algunas razones del problema  Foto: Freepik

Por ello en este artículo te presentamos algunas de las posibles causas de la disminución del deseo sexual masculino.

Estas son las razones por las que tu esposo no quiere tener relaciones sexuales:

No quiere decir necesariamente que no sienta atracción por ti  Foto: Freepik
  1. Problemas de erección

  2. Depresión

  3. Estrés

  4. Problemas de salud

  5. Eyaculación precoz

  6. Ansiolíticos o antidepresivos

  7. Conflictos emocionales o de comunicación con la pareja

  8. Escaso amor propio

Lo mejor es buscar ayuda Foto: Freepik

Dentro de algunas posibles soluciones a esto, se encuentra que no lo presiones más. Si insistes en cada oportunidad para tener un encuentro sexual, la situación se pondrá cada vez más tensa, y mayor dificultad tendrá él para establecer esa conexión sexual contigo. 

Lo mejor que puedes hacer es decirle cómo te sientes, tus pensamientos y los miedos que la situación te genera, esto sin ánimo de juicio o queja, al contrario, con deseo de mejorar.

La ayuda profesional no estará de más cuando sientan que alguien fuera de la relación puede aportar una guía o una mirada más amplia sobre este nuevo reto que como pareja están enfrentando, pues al ser un tema que afecta a uno tiene consecuencias en el otro.

Si consideras que antes de recurrir a alguna terapía, pueden arreglarlo en casa, aquí te compartimos algunas ideas para que la rutina no alcance al sexo que podrían servirte para revivir la llama de la pasión.