Logo En Pareja
Señales de que eres malo en la cama y no te lo dice

Señales de que eres malo en la cama y no te lo diceUnsplash

Intimidad

Señales de que eres malo en la cama y no te lo dice

La intimidad es uno de los apectos más imprtantes en una relación. Tal vez eres malo en la cama y tu pareja no te lo ha dicho. Presta atención a las siguientes señales para saberlo

Por: Abimael Diaz Martínez

Puede que tu relación con tu pareja vaya viento en popa y que tienes todo bajo control; te llevas de forma excelente con tu pareja, se hacen reír mutuamente, se siente bien en compañía del otro; si embargo, has empezado a notar que en la cama no todo va tan bien como lo esperabas. 

Quizá eres malo en la intimidad y tu pareja no  te lo dice. Aquí te mencionamos que señales tomar en cuenta para saber si en realidad estás fallando en ese aspecto de la relación. 

Es bastante común que los hombres se pregunten si desempeñan un buen papel en la cama. Si no existe una buena comunicación, es muy difícil llegar a saberlo. Presta atención a los siguientes puntos para sacarte de la duda. 

Señales de que eres malo en la cama y no te lo dice. Foto: Unsplash

Tienes que hacer muchas preguntas

No hay mejor manera de disfrutar de la intimidad en pareja, tras haberse comunicado que cosas quieren hacer y como las quieren hacer, que dejar que todo fluya de manera natural sin tener que forzar y apresurar las cosas. 

Si te sientes con la necesidad constante de preguntarle a tu pareja cosas como “¿Ya terminaste?”, “¿Cómo vas ahí?”, “Lo estoy haciendo bien?” o cosas por el estilo es una señal de que no la estás haciendo disfrutar de la manera correcta. 

No hay juego previo

La mayoría de las veces es mejor ir al grano, pero la intimidad no aplica para esto. Si tienes por costumbre lanzarte directamente al asunto sin hacer nada antes estás haciendo todo de mala manera.

No debes precipitarte.Foto: Pexels

Nunca es bueno precipitarse en la cama, más cuando las mujeres necesitan de tiempo e inspiración para entrar en ambiente para darlo todo. Siempre debes buscar que haya un juego previo que permita que la chispa se encienda poco a poco para que los dos puedan disfrutar al máximo de la experiencia. 

No eres expresivo

Existe muchos hombres que en la cama tiene la actitud de una piedra, y no hablamos precisamente de su herramienta, es decir, cuando están ya en el acto no pronuncian palabra alguna, no gimen, no sonríen o hacen algún sonido. Esta falta de expresión y emotividad tiende a hacer que la mujer pierda el ánimo de estar ahí, pues la hace sentir que está con un objeto inerte e inanimado y no con el hombre que ama. 

No conoces el cuerpo de tu mujer

Para poder hacer que una mujer disfrute al máximo de sus momentos en la cama, es necesario que conozcas de pies a cabeza el cuerpo femenino y sepas donde está cada parte, para que tengas idea de que es lo que debes estimular y cómo debes hacerlo para poder hacer que disfrute el tiempo contigo al máximo. Si no tienes ninguna idea de como funciona el cuerpo femenino quizá no estés dando un buen papel en la cama. 

Debes conocer de pies a cabea el cuerpo de tu mujer. Foto: Pixabay

Evitas que pase

Si la mayoría de las veces haces hasta lo imposible por evitar tener intimidad poniendo cualquier excusa, por ridícula que sea, y aún así te ves en la necesidad de hacerlo, es mejor que no te precipites. La intimidad debe surgir por deseo, nunca por obligación o compromiso, para tener un buen desempeño. 

No obtienes respuestas de tu pareja

La mujer siempre te dará alguna señal de que está disfrutando del momento que está teniendo contigo. Puede que la respuesta a tus estímulos sea muy notoria o muy pequeña, pero siempre la habrá. Si notas que no obtienes ningún tipo de reacción ante tus movimientos, no la estás estimulando de la manera adecuada

La intimidad debe suceder porque los dos lo desean, nunca por obligación. Foto: Pixabay

No hay algo posterior

Existen hombres que después de tener intimidad no suelen hacer nada más y van directo al baño a tomar una ducha para después dormirse o irse de lugar. La mayoría de las veces las mujeres buscan que  los hombres las abracen y toquen después de la intimidad para después platicar un poco sobre su relación. Nunca te vayas de su lado inmediatamente después de terminar para no dejarla una mala impresión sobre ti. 

Te puede interesar: Significado que ya no te toque después de la intimidad