Opinión

Al ser la amante no te burlas de la esposa, burlas tu dignidad y amor propio

La amante muchas veces se siente superior a la esposa y piensa que junto al hombre se están burlando de ella, sin darse cuenta que solo está burlando su propia dignidad. 

Por María Encinas

-
Al ser la amante no te burlas de la esposa, burlas tu dignidad y amor propio

Al ser la amante no te burlas de la esposa, burlas tu dignidad y amor propio (Pexels)

El papel de "la otra" puede sonar hasta cierto punto divertido, hay quienes lo ven así porque no hay responsabilidades, no hay compromiso y solo les toca estar presentes en los tiempos buenos, eso también lleva a alimentar el orgullo y comodidad por algún tiempo, pero al ser la amante no te burlas de la esposa, burlas tu dignidad y amor propio. 

Hay quienes el ser la segunda opción de un hombre no les causa ningún conflicto, incluso se sienten superiores al pensar que se están aliando con alguien para verle la cara a la persona que ni se imagina que está siento engañada, pero al ser la amante no te burlas de la esposa, burlas tu dignidad y amor propio, ¿y el respeto por ti misma dónde queda? 

Aceptar andar con un hombre casado, con familia o con algún compromiso de por medio, puede alimentar tu ego, hacerte sentir por encima de la esposa, pensar que también te estás burlando a sus espaldas sin levantar ninguna sospecha, le tiras indirectas, te expresas mal de ella, pero no te das cuenta que la que sale perdiendo más en ese triángulo amoroso eres tú. 

Leer también: Cuando ruegas amor a un hombre pierdes más que la dignidad. 

Al ser la amante no te burlas de la esposa, burlas tu dignidad y amor propio. Foto: Pexels.

Cuando asumes y aceptas el papel de la amante, puedes sentirte incluso hasta halagada a pesar de que sabes que no es correcto, porque el hombre te dice que te ama a ti y que solo está con la esposa por compromiso, que tú eres la única mujer a la que realmente ama, que por ti está dispuesto a todo, hasta dejar a su familia por irse contigo, te pinta un futuro espectacular. 

El tener su atención aunque sea bajo un tiempo limitado, lleno de marcados horarios y restricciones, eso puede hacerte sentir empoderada, pensar que tú tienes el control sobre él y de paso te estás burlando de la esposa al estar siendo la tercera en discordia que se está robando el amor de su marido y hasta el poder de dejar que la familia siga de pie o acabar con todo. 

Cuando sucede esto, tú como amante puedes comenzar a tirar indirectas con el fin de que la esposa se de cuenta o de burlarte en su cara sin que ella sospeche que eres tú quien está en medio de su relación, solo no olvides que el karma sucede y quien la hace riendo, la paga llorando, porque todo te puede salir mal, y es que de la persona de la que principalmente te estás burlando, es de ti misma. 

Antes de pensar que te estás burlando de la esposa y que ella es la ingenua por no darse cuenta de lo que el esposo y tú hacen en su cara, primero reflexiona algunos puntos, mira lo que está pasando a tu alrededor y las condiciones en las que estás viviendo bajo la sombra de alguien más, ser la amante es aceptar que tienes un valor menor y que por eso debes estar escondida. 

Leer también: Se puede ser feliz soltera, más vale sola que mal acompañada. 

Ser la amante es conformarte con las migajas de la esposa, convertirte en el pasatiempo favorito como si te trataras de un juguete que al estar aburrido se toma y después se vuelve a dejar en el estante. Si bien es cierto que tú no te estás metiendo a la fuerza en la relación de matrimonio, sí es cierto que tú por decisión decides quedarte ahí sabiendo que está mal. 

No puedes sentir empatía por la esposa, ya que es una persona a la que no conoces, con la que no convives y solo te imaginas cómo es por lo que el hombre te cuenta, eso te permite seguir con esa relación debajo del agua sin sentir culpa, frustración, pero sí burla, odio y desprecio, solo que ¿dónde quedas tú?, ¿dónde queda tu dignidad?, ¿hasta cuándo vas a reconocer lo mucho que vales y lo mucho que mereces?

La esposa cuando se entere que su esposo la engaña contigo, puede terminar su relación e irse con la frente en alto, él si decide quedarte contigo estarás con la duda de que también puede engañarte porque el puesto de amante entonces quedará vacante o definitivamente dejarte e ir detrás de su esposa, mientras que tú quedas como la villana de la historia y sin él a tu lado, ¿quién se burlará de quién?

Ser la amante puede ser emocionante y halagador al principio, pero cuando te des cuenta de que solo estás demostrando el carente amor propio que te tienes, que te estás burlando y pisoteando a ti misma, en tus manos está cambiar eso, retomar el camino, hacer acopio de tu dignidad y darte tu lugar. 

Visita el canal de YouTube de EN PAREJA dando CLICK AQUÍ. 

Síguenos en

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber sobre amor, familia y salud.

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Más de Opinión