Opinión

Las noticias falsas que dañan tu piel o menoscaban tu cabello

El artículo científico “Fake news in dermatology. Results from an observational, cross-sectional study” concluye que un 65% de los contenidos divulgativos sobre dermatología, publicados en diferentes tipos de webs y compartidos masivamente en redes sociales, presentan información imprecisa o confusa para los internautas

Por EFE -

Las noticias falsas que dañan tu piel o menoscaban tu cabello

Las noticias falsas que dañan tu piel o menoscaban tu cabello

“Para más inri, estas noticias, muchas de ellas inadecuadas o directamente falsas son las que mayor interés despertaron en el conjunto de la población analizada”, destaca el Dr. Eduardo López Bran, jefe del Servicio de Dermatología del Hospital Clínico Universitario San Carlos y director de la Clínica Imema, especializada en trasplante capilar.

La investigación, publicada en “International Journal of Dermatology” a finales de 2020, la llevaron a cabo los doctores Álvaro Iglesias-Puzas, autor principal, y Alberto Conde-Taboada, dermatólogos del Clínico San Carlos, y la doctora Beatriz Aranegui-Arteaga, dermatóloga del Hospital Infanta Cristina. La dirección del paper estuvo a cargo del propio doctor López Bran.

Es un hecho incuestionable que las redes sociales han revolucionado la comunicación mundial al posibilitar que cualquier persona, salvo en aquellos países con restricciones en derechos humanos, pueda convertirse en emisor y receptor de información, utilizando, además, un canal de publicación instantáneo vía internet.

Lee también: Frases para ese amor a kilómetros de distancia

Conoce las noticias falsas que dañan tu piel o menoscaban tu cabello . Foto: Pixabay

Esta brillantísima evolución de la comunicación de masas, con un éxito espectacular a todos los niveles socioeconómicos, ha sido, a la vez, especialmente beneficiosa para la salud y el bienestar de las personas; pero también ha puesto sobre la mesa del debate público la utilización torticera de una herramienta fundamental para la libertad.

Lee también: Tras cirugía Kimberly Loaiza reaparece en lujosa fiesta de Kima

En el sector sanitario, los desalmados de siempre y los descorazonados de ahora no dudan en hacer negocio o alcanzar más y más influencia social a costa de mujeres y hombres, muchas veces desamparados.

“Cada vez son más l@s pacientes que usan internet para resolver sus problemas de salud, confiando en vídeos y textos elaborados por internautas sin ningún tipo de validez médica o respaldo científico. Esta capacidad digital para compartir contenido de forma dinámica, ilimitada y no supervisada, ha convertido la red en un catalizador para la difusión de información imprecisa o engañosa”, dice el Dr. Eduardo López Bran.

“Se podría decir que las fake news son ya un grave problema de salud pública, puesto que impiden una atención sanitaria rápida y eficaz. Los profesionales nos vemos obligados, en numerosas ocasiones, a defender el diagnóstico o el tratamiento que proponemos ante pacientes mal informados”, subraya.

Aunque estos bulos afectan a todas las especialidades médicas, es de especial interés el área de la dermatología, donde un alto porcentaje de la población consulta internet en busca de información sobre las diferentes patologías de la piel, como el acné, la psoriasis y el melanoma, o para encontrar soluciones definitivas a su calvicie.

El periodista de EFE, Gregorio del Rosario, entrevista a los doctores Eduardo López Bran y Álvaro Iglesias-Puzas, dos dermatólogos preocupados por las noticias falsas.

En el artículo “Fake news in dermatology. Results from an observational, cross-sectional study” se analizaron 385 sitios web, y el contenido encontrado, basándose en la evidencia científica, se categorizó como “preciso, confuso o impreciso”, apunta el Dr. Iglesias-Puzas, autor principal del estudio.

“Aproximadamente el 44,7% del contenido compartido en internet se clasifica como impreciso, el 20% como confuso y 35,3% como preciso. Y de hecho, los registros denominados como “imprecisos” obtuvieron un mayor número de interacciones”, expone en una entrevista concedida a EFEsalud a través de la línea.

Además, en estos contenidos imprecisos, las palabras clave más buscadas –keywords, en idioma inglés– fueron “medicinas alternativas” y “opiniones individuales”.

En este mismo sentido, acné fue el tema que más aparece en los sitios web calificados como imprecisos; mientras que rosácea y eczema registraron el mayor porcentaje de webs precisas en relación a la información facilitada.

“En cuanto al número de seguidores, los sitios web clasificados como imprecisos obtuvieron un mayor número de seguidores, lo que origina un contexto en el que este contenido sin verificar es aceptado como creíble“, señala el doctor Iglesias.

Primera página del artículo “Fake news in dermatology. Results from an observational, cross-sectional study” publicado en "International Journal of Dermatology".“Fake news in dermatology. Results from an observational, cross-sectional study” explica, con este conjunto de datos, que no solo la mayoría de los contenidos sobre dermatología presentaba información imprecisa o confusa (64,7%), sino que dicha información es la que más interesa en las búsquedas.

“Estos datos son muy parecidos a los que ofrecía otro estudio sobre psoriasis, donde se evidenciaba que el 63% de los vídeos publicados en la red social YouTube relacionados con esta enfermedad crónica eran engañosos e incluso peligrosos”, advierte.

También, las medicinas alternativas y las prácticas peligrosas ocuparon un lugar destacado entre los contenidos imprecisos o confusos.

Cuando se navega por la red es habitual toparse con titulares como: “Seis pacientes se han curado de la psoriasis tras iniciar un tratamiento de homeopatía” o “Riesgo de melanoma: La exposición al sol lo previene”.

Estos sitios web, a menudo, animan a los pacientes con enfermedades de la piel a seguir dietas o tratamientos sin conocer los posibles riesgos que conllevan.

El doctor Álvaro Iglesias-Puzas, dermatólogo en el Hospital Clínico Universitario San Carlos de Madrid.“De hecho -recalca-, en estas páginas se tiende a desacreditar la medicina convencional y los consejos médicos, mientras que, sin embargo, prometen una cura rápida de la caspa o de la caída del cabello gracias a medicinas alternativas”.

Algunos ejemplos podrían ser: “Descubre la verdad detrás de la alopecia”, “Los remedios naturales son su mejor apuesta contra el cáncer de piel” y “Pruebe una bomba de baño de cannabis para el dolor, el acné, la psoriasis y el eczema”.

Otro dato interesante, a la par que curioso, es la alta prevalencia de contenidos comerciales en dichas publicaciones, centrados en la promoción o venta de productos.

Fake news en tricología y trasplante capilar

Uno de los campos en el que más interés muestran los cibernautas son la tricología y el trasplante de pelo. En internet se encuentran infinidad de contenidos sobre estos temas. Tanto es así que la proliferación de este tipo de mensajes informativos alcanza cuotas elevadísimas.

“En la red se libra una auténtica batalla comercial, en donde la información falsa o inexacta campa a sus anchas con forma de fotos del paciente antes y después de su tratamiento –before and after-, vídeos, incluso imágenes de resultados terapéuticos aún inacabados y presentados como definitivos”, describe ojiplático el doctor Eduardo López Bran.

El doctor Eduardo López Bran muestra una app de una red social vía internet“Ni siquiera se cortan a la hora de fomentar comentarios malintencionados en los foros, que los comerciales explotan para captar nuevos clientes, o las publicaciones de reseñas negativas en perfiles de la competencia. Tienen un único objetivo: desprestigiar al resto de clínicas”, atestigua.

En definitiva, toda esta información imprecisa, farragosa, engañosa, embustera o falsa en internet puede socavar la confianza de l@s pacientes en la profesión médica, sugerir tratamientos ineficaces o inadecuados y generar opiniones o comportamientos sociales que en algunos casos pueden llegar a ser peligrosos.

“No cabe duda que entender cómo se difunden las noticias falsas es el primer paso para identificar la información que necesitan los pacientes y elaborar directrices o códigos de buenas prácticas que regulen los contenidos sanitarios a nivel multimedia”, concluye el galeno lucense, miembro de Asomega.

Los resultados de esta investigación remarca la innegable oportunidad de diseñar campañas publicitarias ambiciosas que incrementen el espíritu crítico de los usuarios. Se debe conseguir rechazar la información falsa o engañosa, al tiempo que se debe promover la difusión de conocimientos dermatológicos rigurosos basados en las evidencias científicas.

Visita el canal de YouTube de EN PAREJA dando CLICK AQUÍ.

Síguenos en

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber sobre amor, familia y salud.

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Opinión