Opinión

Ser madre no tiene nada que ver con ser feliz maternando

Por Juan Tonelli

-
Ser madre no tiene nada que ver con ser feliz maternando

Ser madre no tiene nada que ver con ser feliz maternando

Nunca quise tener hijos, tenía otros planes para mí vida. No quería ni a mis 20 años, ni tampoco para cuando fuera más grande. Quería viajar, estudiar más carreras, tener mí casa, etc. Estando de novia con Luis, nos fuimos a vivir juntos. Al poco tiempo me quise separar porque amo mi libertad e independencia y me cuesta mucho estar en pareja.

Cuando nos íbamos a separar me entero de que estaba embarazada. Yo no quería tenerlo pero no me animé a decirlo. Para peor, me echan del trabajo. Seguimos juntos cada vez peor y convivimos casi un año sin hablarnos. Odié mi embarazo y todo lo que tuve de dejar. Me encerré, me deprimí, lo tuve prácticamente sola.

Nació y era una especie de amor odio que hasta el día de hoy ambos sentimos. Mi relación con mi hijo mayor es complicada. Llore años, perdí mucho por tenerlo, y me quedé sola. Terminé separándome. Hoy en día se puede decir que su papá es un amigo. Perdí años de mi vida porque solo tengo a mis padres y nunca lo cuidaron nunca así que me arreglé como pude.

Leer también: Me pasó de todo, pero aún con mis heridas continúo de pie. 

Ser madre no tiene nada que ver con ser feliz maternando. Foto: Pexels.

Con los años conocí a Matías, mí actual marido. Dudé mucho en convivir pero al final accedí. Mí nene del medio fue buscado más por él que por mí. A los 9 meses de tenerlo me entero de que estaba embarazada otra vez del más chiquito. Ocurrió pese a que estaba tomando anticonceptivos.

Se me derrumbó el mundo. Lloré los 9 meses. Escondí mi embarazo a todos. Otra vez perdía todo. Mí vida si era complicada con dos así que con tres ni me lo quería imaginar. Nació Julián y hoy es por el que me desvivo. Amo a mis hijos a tal punto que dejé de trabajar para disfrutarlos.

Pero así y todo vivo pensando como hubiera sido mi vida sino los hubiera tenido. Todo lo que podría haber logrado. Hoy en día no como porque no me dejan, duermo cuando puedo. No tengo un minuto libre. No puedo ver ni tele porque siempre están los dibujitos. No hay día en que no los quiera regalar.

Leer también: Ni un día dejé de pensar en ella, siempre la extrañé, la amé. 

Amar a tus hijos o ser mamá no tiene nada que ver con maternar feliz. Hay mamás que pueden y otras hacemos lo que podemos o lo que nos sale. No les tengo paciencia y lo saben. Pero así y todo los amo. Hago lo imposible por ellos.

Pero es muy complicado. Es difícil ser feliz con la vida caótica de la crianza. Poder ser una mamá amorosa y estar en paz con todo este lío. A mí no me sale. Sé que todo pasa y crecerán, pero mientras tanto -y pese a tener un gran compañero-, me resulta muy duro.

Delfina

Qué difícil es respetarnos a nosotros mismos.

Nada bueno surge de la violencia de hacer algo que no queremos hacer.

Si queres contarme tu historia o secreto hacelo en forma totalmente anónima ingresando a https://juantonelli.com/contacto/

Si te parece que está historia puede ayudar a otros compartila.

Podes conseguir mi libro “UN ELEFANTE EN EL LIVING, historias de cosas que sentimos y no nos animamos a hablar” en https://www.penguinlibros.com/ar/autoayuda/240477-un-elefante-en-el-living-9789502814001

Visita el canal de YouTube de EN PAREJA dando CLICK AQUÍ. 

Síguenos en

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber sobre amor, familia y salud.

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Opinión