Logo En Pareja
Pareja celosa

Pareja celosaFoto: Universo Alessandra

Romance

5 cosas que demuestran que estás enfermo de celos

Esto además de provocar frustración, puede convertirse en un síndrome que lleve tu autocontrol al extremo 

Por: María José Escamilla Benítez

Pareja celosa(Foto: Universo Alessandra)

Pareja celosa | Foto: Universo Alessandra

A pesar de el amor que sentía por Desdémona, Otelo prefirió arrancarle la vida antes de siquiera pensar en que lo engañaba con Casio.

Esta obra fundamental de William Shakespeare refleja, de manera excepcional, el conflicto humano de los celos y sus peligrosas consecuencias.

Cegado y engañado por su pasión, Otelo cometió el peor error de su vida. El rumor de la infidelidad de Desdémona era, justamente, sólo un rumor. Una mentira inventada por Yago, villano de la historia, para arruinarlo y lo consiguió.

 


Las personas que sufren el Síndrome de Otelo no manifiestan los mismos síntomas que quienes sienten celos “normales”, o mejor dicho, normalizados.

Este trastorno radica en la creencia irracional y totalmente injustificada de que el otro es infiel. Es decir, el problema del enfermo celópata no es lo que ve, sino lo que imagina; aunque no exista ninguna señal de infidelidad en el mundo real, él siempre encuentra “pistas” en su mente que cree ciertas.

"Hay pacientes en los que la idea de infidelidad es tan preponderante, tan recurrente en su pensamiento, que altera sus relaciones con otras personas. En estos casos, una medicación atenúa la intensidad de la idea", dijo para la BBC el psiquiatra y sexólogo Walter Ghedin.
 

"Los delirios de celos pueden formar parte del trastorno delirante crónico o paranoia, pero también lo observamos en los comienzos de cuadros demenciales por deterioro involutivo de la corteza cerebral, alcoholismo crónico y drogadicción", detalló Ghedin antes de explicar que los hombres son más propensos a tener este tipo de padecimientos. 
 

 

Si te identificas con los siguientes comportamientos, puede ser que sufras el Síndrome de Otelo, o en su defecto que sea tu pareja quien lo padezca y tú estés en peligro. 

Aseguras que hay un tercero en la relación, aún sin motivos

“¿Cómo lo sabes?, ¿viste algo?, ¿tienes pruebas?” Esas son preguntas que no sabrás responder si sufres este síndrome. La diferencia con los celos comunes es que estos son totalmente injustificados y señal de ello es que no sabes cómo contestar a los cuestionamientos sobre tu “certeza”.

Al intentar explicar tus teorías, tú mismo descubres que tus suposiciones son ridículas; sin embargo, tus sospechas te empujan a seguir sufriendo.

No soportas la idea de que tu pareja se aleje de ti

Es normal temer perder a nuestra pareja, sentir miedo a la soledad y al rechazo; sin embargo, cuando este miedo se convierte en un terror paralizante, puede tratarse de un grave problema.

La persona que sufre esto siente, literalmente, que va a morir si su novio(a) se aleja. No concibe la vida sin esa persona y piensa que nunca encontrará a alguien que lo ame.

Por supuesto, este miedo es uno de los detonantes del síndrome de Otelo, pues con tal de no ser abandonados estas personas intentan evitar a toda costa que su amante hable o interactúe con otras personas.

 

 

Invades la privacidad de tu pareja y la chantajeas

“Si no me dejas ver tus mensajes es porque algo me ocultas”, amenazas regularmente. Miles de recursos chantajistas son utilizados por las personas con este trastorno.

Está de más decir que las redes sociales son el espacio predilecto donde comienza un espionaje desesperado por parte del celópata.

Parece que su único objetivo en la vida es encontrar que tenía razón y que la infidelidad de su pareja es una realidad. Espiar el contenido privado de los demás, vulnera su autonomía y transgrede sus derechos de expresarse libremente. Si es tu caso debes saber que sólo conseguirá que tu compañero se distancie de ti.

Vives en un estado de ansiedad constante

No puedes estar tranquilo en ningún sitio, estar con tu pareja en cualquier lugar es conflictivo para ti, pues sientes que te engañará con cualquiera que se cruce en tus camino.

Una enorme ansiedad te invade porque constantemente estás comparándote con todos a tu alrededor. El simple intercambio de palabras entre tu pareja y alguien que consideras atractivo, activa tus celos de manera exponencial.

Lee también:

 

 

Todo lo que tu pareja hace apunta a un engaño

Ni el tráfico, ni la lluvia, ni el trabajo, son motivos válidos para ti cuando se trata de algún retardo de él o ella. Siempre crees que la otra parte te está mintiendo y por eso te conviertes en un radar de su localización 24/7.

Necesitas saber dónde está, qué está haciendo y con quién, bastan minutos de incomunicación para sentirte mal y temer lo peor. 

Esta forma de vida hace sufrir a ambos integrantes de la pareja y por supuesto, no es para nada saludable. Si estás viviendo una relación de celos exacerbados, aléjate; si eres tú quien sufre esta paranoia, busca ayuda profesional.

Las consecuencias de la pérdida de control que generan estos celos enfermizos, puede concluir en un acto peligroso por parte del celoso, que van desde los golpes, hasta el suicidio e inclusive el asesinato.

Lee también: 5 MOTIVOS POR LOS QUE DEBES PERDONAR A TU EX

 

Temas

  • pareja
  • en pareja
  • amor
  • novios
  • celos
  • celotipia
  • síndrome de Otelo
  • celoso
  • peligroso
  • tóxico
  • enfermizo
  • noviazgo

Comentarios

TE RECOMENDAMOS