Logo En Pareja
Recuerda que puede ser una alternativa positiva, siempre y cuando no caigas en los excesos Foto: Freepik

Recuerda que puede ser una alternativa positiva, siempre y cuando no caigas en los excesos Foto: Freepik

Vida

Beber cerveza con tus amigas ayuda a reducir el estrés

La bebida es divertida con cierta moderación, después de convierte en caídas, vómitos o malas pasadas, así que también es bueno tener cuidado

Por: Laura Trejo

El fin de semana o cuando ya lograste terminar un proyecto, quizá sea común que el primer “desestrés” en el que pienses sea un vaso de cerveza. Es cierto que el alcohol, sea cerveza o no, relaja y desinhibe, por ello beber cerveza con tus amigas ayuda a reducir el estrés.

Toma en cuenta que también puedes beber menos y relajarte más si lo haces con tus amigas, aprovechando te decimos las razones por las que no debes cambiarlas por tu pareja.

El alcohol reduce las respuestas del tipo ansioso, disminuye tu respuesta al estrés y tu frecuencia cardiaca, te insensibiliza a los factores de estrés. Si a ello le añades música y la compañía de tus mejores amigas, parecería que no podría haber mejor método de relajación.

Beber cerveza con tus amigas ayuda a reducir el estrés Foto: Freepik

Sin embargo, esto es cierto hasta un punto determinado, pues el alcohol en grandes cantidades termina estresando mucho más de lo que en un momento es capaz de relajar, pues pueden causar dosis más problemáticas, daños graves a la salud o a la seguridad y dependencia.

Todas conocemos a esa persona que ya nadie quiere invitar a las fiestas porque se excede en la bebida y termina causando problemas o poniendo en riesgo su seguridad o la de las demás.

Dsto no es para nada algo que pueda relajarlas, al contrario, se convierte en una tensión constante que no vale la pena experimentar cuando se trata de pasarla bien.

Beber cerveza con tus amigas ayuda a reducir el estrés Foto: Freepik

La bebida es divertida con cierta moderación. Después de convierte en caídas, vómitos o malas pasadas, y seguir su lado oscuro es realmente fácil.

Si padeces un trastorno de ansiedad, tienes el doble de probabilidades que la población en general de desarrollar una dependencia al alcohol.

Si tomas medicamentos, el beber demasiado o con frecuencia es aún más peligroso: jamás mezcles medicamentos con benzodiazepina para el tratamiento de trastornos de la ansiedad o ataques de pánico con el alcohol. 

El alcohol también interactúa negativamente con muchos otros medicamentos. Incluso si no padeces de un trastorno de ansiedad o depresión, es fácil caer en el mal hábito de usar el alcohol para relajarte.

Existe un estudio que dice que la cerveza es mejor que el paracetamol para quitar el dolor, sin embargo, recuerda que para nada es bueno excederse con el consumo de esta u otras bebidas.