Vida

Cómo calmar los berrinches de tu hijo con respeto y amor según Montessori

María Montessori tiene la mejor estrategia para acabar con el berrinche de tu hijo con respeto, amor y paciencia, podría ser una tarea muy difícil, sin embargo la experta sabe como lograrlo

Por Nadxiely Chavez

-
Como calmar los berrinches de tu hijo

Como calmar los berrinches de tu hijo (Foto: Unsplash)

Por más tranquilo que sea un niño, en algún momento hará un berrinche, lo que en la mayoría de los casos hará que la paciencia de sus padres se acabe y no sepan como actuar. Para esto María Montessori tiene la mejor opción. Hay que tener en cuenta que estas rabietas son una señal de baja tolerancia, frustración y enojo.

Por supuesto que estos arranques de ira causan preocupación entre los padres, ya que en muchos casos no se sienten preparados para acabar con ella. Aunque no hay soluciones mágicas, si existen algunas formas para manejar de la mejor manera la situación. Una de ellas son las maneras de acabar con los berrinches de tu hijo con respeto y amor según Montessori.

Los berrinches se producen cuando un niño se expresa de manera inapropiada y poco asertiva porque no sabe cómo exteriorizar sus emociones de frustración, enfado e ira. 

Te va a interesar: Qué significa tener hijos parentales y cómo devolverles el correcto rol

Cómo calmar los berrinches de tu hijo según María Montessori. Foto: Unsplash

Ponle nombre a las emociones de tu hijo: Trata de etiquetar sus emociones, esto le servirá para calmarse, ya que podrán entender qué es lo que le está pasando, y de esta manera podrán recuperar el control de la situación. Esto va a ayudarle a verbalizar qué es lo que siente y podrá comunicarlo cuando se encuentre en una situación similar.

No razonar con el niño hasta que se encuentre un poco más calmado: En el momento en que surge el berrinche, el cerebro entra como en un estado de "secuestro" y por muchas razones que se les de, no van a entender ni razonar ninguna. Es por eso que debes esperar a que esté un poco más relajado para que puedas hablar con él.

Jamás juzgues sus emociones: Esta es una de las claves para calmar un berrinche de los niños. No debes hacerles pensar que enfadarse, llorar, estar triste o frustrado es algo malo. Lo que verdaderamente importa es que el niño sepa decirte cómo se siente, sin llanto, gritos o pataletas.

Te va a interesar: El amor de padre es tan fuerte e incondicional como el de la madre

Agáchate para hablarle a su altura, mirando a sus ojos: Todos los padres estarán de acuerdo en que para tratar un berrinche y no perder la calma no es algo fácil. Pero siempre debes tratar de tener paciencia, cuando se de una rabieta, agáchate y habla con tu hijo en voz más tranquila, para que esté seguro que en caso de que te necesite, estarás ahí para él.

Trata el berrinche siempre desde el respeto: Seguramente vas a estar muy enfadada, pero debes entender que debes gestionar la rabieta desde el respeto. Puede que ese momento de enfado te cueste mucho trabajo entender el motivo por el que tu hijo se ha puesto así, pero, cuando se calme vas a poder hablar de la razón.

El adulto es guía, el adulto propicia el aprendizaje y por encima de todo, el adulto es un modelo que se debe imitar y seguir

Jamás grites o lo regañes: Bajo ninguna circunstancia lo sujetes, le levantes la voz o trates de reprenderlo. Debes darle un poco de espacio para que suelte esos sentimientos negativos y regalarle un abrazo, aunque en ese momento va a mostrarse reacio. En una situación donde hay una pérdida de control, lo que más puede ayudar es un abrazo de sus papás lleno de amor.

Visita el canal de YouTube de EN PAREJA dando CLICK AQUÍ

¿Con cuánta frecuencia tu hijo hace un berrinche?

Mucha 0%
Poca 0%
Nunca 0%
Síguenos en

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber sobre amor, familia y salud.

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Vida