Logo En Pareja
Comer sin hambre podría traer problemas a tu peso, es mejor que te cuides Foto:Freepik

Comer sin hambre podría traer problemas a tu peso, es mejor que te cuides Foto:Freepik

Vida

¿Cómo dejar de comer si no tengo hambre?

En este artículo te explicaremos cuales son algunas de las razones por las que tiendes a comer sin hambre y cómo parar 

Por: Laura Trejo

Existen diversas causas por las que comemos sin hambre, pueden ser emocionales, como ansiedad, tristeza o aburrimiento; sociales, en el caso de asistir a fiestas o reuniones en las que están presentes los excesos, o relacionadas con los hábitos. 

Comer sin hambre es muy común debido a que la sensación de saciedad y el sentimiento de satisfacción se encuentran relacionados. Si te identificas con cualquier caso de los mencionados, este artículo es para ti.

Debes saber que tu organismo enfrenta cada día a diferentes circunstancias que necesitan ser compensadas con comida.

Por ejemplo, una investigación de University of Southern California refiere que cuando te faltan horas de sueño la producción de la hormona llamadas leptina baja, mientras que la leptina aumenta, por lo cual tu cerebro manda señales de que tiene poca energía y pide comida.

Muchos son los factores que derivan en el "hambre emocional"
Foto: Freepik

Otra causa de que comas si no tienes hambre, es explicada por la Yale University, misma que afirma que cuando estas frente al televisor somos bombardeados por muchos a anuncios de comida que nos “motivan” a ir en busca de satisfacer esos antojos.

Esta conducta también es resultado del aburrimiento junto con el estrés y la depresión, pues según Rubén Bravo, experto en nutrición y vocero del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO).

La combinación de estos tres factores deriva en la llamada “hambre psicológica” que no tiene nada que ver con cubrir una demanda de alimento, sino de una sensación que la mente intenta calmar.

Obviamente, comer sin hambre en algún momento se reflejará en tu peso.

Aquí te decimos lo que tienes que hacer corregir este mal habito:

1. Aliméntate correctamente. Lo que dicen los profesionales de la nutrición es cierto, es tan sencillo que es difícil. Come a tus horas, elige platillos sanos. Un horario inestable para ingerir tus alimentos, y comida rápida, es la peor combinación ya que desequilibra a tu organismo.

2. Ocúpate. En el caso de el “hambre emocional”, se utiliza la comida para provocar un efecto de saciedad que minimice los sentimientos desagradables como ansiedad, tristeza o depresión, sin embargo existen otras formas de afrontar esas emociones, por ejemplo hacer algo que disfrutes o requiera de tu concentración, como leer, salir a caminar o escuchar música.

Pensar menos en comida y más en ti te ayudará  Foto:Freepik

3. Aprende a decir no. En muchas ocasiones comemos de más porque nos apena rechazar una galleta o una invitación a comer. Practica decir “no, muchas gracias” y ofrece alternativas como “yo estoy satisfecha pero te acompaño con un té” o sencillamente dí que no tienes hambre. Te sentirás mejor contigo misma al comunicar cómo te sientes y lo que no necesitas.

4. Piensa menos en comida y más en ti. Durante la rutina diaria nos hemos acostumbrado a esperar la hora del almuerzo, comida o cena como sinónimos de descanso, esta misma inercia nos lleva a comer en exceso o en momentos en los que comer no es lo ideal. Piensa más tu día en términos de otras necesidades, como en la hora de escuchar tu canción favorita o de llamar a tu mejor amiga.

5. Sé responsable de ti misma. Difícilmente alguien vendrá a decirte que ya has comido suficiente y que, por tu salud, no lo hagas más. Cada una debe cuidarse a sí misma como cuidaría a otro ser querido. Conoce tus límites y respétalos.

Debes conocer tus limites y respetarlos  Foto: Freepik

En caso de que el impulso de comer comience a parecer difícil de manejar, acude con cualquier profesional del área de la salud en psicología o nutrición, recuerda que alimentarte adecuadamente es parte de quererte.


 

Temas

Comentarios

TE RECOMENDAMOS