Logo En Pareja
Niño haciendo la tarea.

Niño haciendo la tarea.Foto: Freepik

Vida

Cómo no perder la paciencia cuando a tu hijo le dejan mucha tarea

El momento de hacer la tarea suele ser de drama, llanto y frustración que pone a prueba la paciencia tanto de los padres como del pequeño

Por: Nadxiely Chavez

Uno de los momentos de tensión que se dan entre padres e hijos es cuando se va a hacer la tarea, es por eso que debes saber cómo no perder la paciencia al momento de realizarla. La mayoría de los padres tienen que lidiar con esta situación que pone en jaque tanto su inteligencia como la capacidad de controlar sus emociones. 

En algunos casos el hacer la tarea se convierte en un verdadero drama, porque los niños lloran, discuten y quieren 'liberarse', los padres discuten y al final todos terminan enojados, tristes y con un mal sabor de boca. Sin embargo debes saber que no eres el único que pasa por esto, ya que algunos estudios han demostrado que los niños están subestimados y saturados de actividades, principalmente en tareas que los están privando de disfrutar de su tiempo en familia, para descansar, jugar, ser niños y poder disfrutar de su infancia.

Es por eso que debes de tener en cuenta algunas cosas, antes de inscribir a tu pequeño en alguna escuela investiga su política respecto a las tareas. No hay nada más frustrarte y estresante que entrar a una institución y tener que empezar a adaptarte y descubrir que no es la escuela que buscabas.

Cómo no perder la paciencia cuando a tu hijo le dejan mucha tarea. Foto: Pexels

Trata de investigar cualquier detalle antes de que el niño entre. También es importante que verifiques con el profesor de tu hijo cómo organiza las tareas hay una posibilidad de que la carga sea mucha, así que investiga la razón, puede que tu hijo se haya atrasado un poco. Es importante que tanto los padres como los pequeños sepan que las tareas escolares sirven para consolidar o ejercitar lo que se vio en clase u obtener información para abrir un nuevo tema.

También es importante que revises el ritmo de trabajo del niño, observes su comportamiento, conozcas su hábitos de estudio, qué es lo que lo distrae, qué le resulta fácil y qué lo desafía para mejorar. Muchos no comprenden que el desarrollo de cada niño puede ser muy particular y los adultos deben ser muy respetuosos con esto, saber dónde o cuándo presionar o motivar y cuando es necesario dejar de hacerlo y solamente acompañar.

En caso de que tengas más hijos tendrás que agendar los horas que le dedicas a cada uno, ya que estén más organizados podrán cumplir con sus deberes sin andar estresado. Otra de las cosas que debes analizar es si le estás dedicando a tu hijo el tiempo necesario o andas siempre apurado y crees que es una eternidad lo que estás con el pequeño cuando en realidad no fue así.

Los niños requieren tiempo para jugar libremente, tener ratos de ocio y para poder dormir horas completas que les ayuden a descansar y desarrollarse. Como adulto jamás debes de minimizar las actividades de los pequeños pensando que solamente 'se dedican a jugar'. Es necesario que los niños tengan tiempo para aburrirse, descansar, estar con sus padres y disfrutar de su infancia.

TE RECOMENDAMOS