Logo En Pareja
Foto temática

Foto temáticaPixabay

Vida

La clave de la generosidad humana la pueden tener los simios

¿Cuán generoso es un simio? Esta es una pregunta difícil de responder para los científicos, pero la respuesta podría decirnos mucho sobre los humanos

Por: New York Times , Luis Imperial

En todas las culturas, la gente puede ser generosa, ya se trate de prestar un teléfono celular a un colega del trabajo o compartir una pierna de antílope con una familia hambrienta.

Aunque abundan los ejemplos de nuestra capacidad para desencadenar guerras y violencia, los científicos ven nuestra generosidad como una característica sobresaliente de nuestra especie.

“Algo que distingue al ser humano es lo serviciales que somos”, comentó Christopher Krupenye, investigador del comportamiento de los primates de la Universidad de Saint Andrews, en Escocia.

Esta generosidad puede haber sido fundamental para la supervivencia de nuestros primeros ancestros, quienes vivían en pequeños grupos de cazadores y recolectores.

Foto temática. Pixabay

“Cuando nuestros propios intentos de encontrar comida son infructuosos, confiamos en que otros compartan su comida con nosotros; si no lo hicieran, moriríamos de hambre”, explicó Jan Engelmann, investigador de la Universidad de Gotinga.

Para entender el origen de este impulso —conocido como prosocialidad—, varios investigadores han recurrido a nuestros parientes vivos más cercanos. Por ejemplo, un nuevo estudio que involucra a bonobos sugiere que las raíces de la generosidad humana son profundas, pero que solo lograron florecer plenamente en el curso de la evolución de nuestra especie.

Hace unos siete millones de años, nuestro linaje se separó del de los ancestros de los chimpancés y sus primos, los bonobos. Los chimpancés y los bonobos tienen un ancestro en común que vivió hace unos dos millones de años.

Estas dos especies estrechamente relacionadas de simios lucen casi idénticas para el ojo inexperto. Sin embargo, han desarrollado algunas diferencias interesantes en su comportamiento, incluyendo qué objetos —comida o herramientas— los motivan a ser generosos.

Hace poco, Krupenye y sus colegas pusieron a prueba la generosidad de los bonobos que habitan en el santuario Lola Ya Bonobo, en la República Democrática del Congo.

Foto temática. Pixabay

Resultó que sí eran generosos… en cierta medida. Los investigadores diseñaron un experimento que podría darnos pruebas contundentes de que los bonobos pueden regalarse cosas por pura generosidad, más que por sentirse presionados a hacerlo o a cambio de algún tipo de recompensa inmediata.

“¿Lo harían de no haber un beneficio de por medio?”, se preguntó Brian Hare, primatólogo de la Universidad Duke, quien ayudó a dirigir el estudio.

Para su experimento, los investigadores aprovecharon el hecho de que los simios de la reserva Lola Ya Bonobo han aprendido a abrir nueces de palma con piedras. Sin una piedra, tienen que roer las nueces por un largo rato a fin de quitarles la cáscara.

Los científicos colocaron a un bonobo en una jaula con cinco nueces. En una jaula contigua, había otro bonobo —a quien el primero no conocía— que tenía dos piedras, pero no nueces. Las jaulas estaban conectadas por una ventana.

Los bonobos podían intercambiar objetos a través de la ventana o ignorar a su vecino.

Foto temática. Pixabay

Los investigadores descubrieron que los bonobos que tenían las nueces fueron generosos. En el 18 por ciento de las pruebas, los bonobos con las nueces pasaron una a su vecino por la ventana, una tasa que demostró su disposición a compartir alimento con los demás.

Sin embargo, los bonobos en la otra jaula casi nunca correspondieron el favor. Se negaron a compartir una de sus piedras.

En otro experimento, Krupenye padeció en carne y hueso su falta de generosidad. Cada bonobo se sentaba en una jaula, con un muro de malla que colgaba frente a la puerta al pasillo. Un colega deslizaba un palo hacia adentro de la jaula de manera que quedara cerca del bonobo y se iba.

Luego Krupenye aparecía en la puerta y le pedía la vara. Estiraba el brazo, repitiendo lastimeramente el nombre del bonobo.

Los bonobos casi nunca le pasaron la vara a Krupenye. De hecho, algunas veces parecieron jugarle una broma.

Foto temática. Pixabay

“Asomaban la vara un poco por la malla y luego la jalaban hacia ellos cuando yo trataba de alcanzarla”, comentó Krupenye.

El 12 de septiembre, Krupenye, Hare y su coautor, Jingzhi Tan, de la Universidad de California, campus San Diego, publicaron sus resultados en la revista especializada Proceedings of the Royal Society.

“Es un resultado verdaderamente sorprendente”, manifestó Felix Warneken, un psicólogo de la Universidad de Michigan que no participó en el estudio. Lo que lo hace sorprendente es que en los estudios en los que los chimpancés están en las mismas situaciones, hacen lo contrario.

“Los chimpancés son verdaderamente renuentes a regalar comida”, afirmó Warneken. Por el contrario, son generosos cuando se trata de herramientas. Les dan piedras a los demás chimpancés. En el experimento en el que se pedía la vara, ayudan a los humanos.

“La misma especie que no te ayuda a conseguir comida, te ayuda a conseguir un objeto”, comentó Hare.

Foto temática. Pixabay

Es posible que los caminos evolutivos de los bonobos y de los chimpancés hayan moldeado su generosidad. Los chimpancés viven en hábitats donde la comida suele escasear. Tienen que competir por ella y en ocasiones distintos grupos de chimpancés entran en conflictos por el territorio.

Los chimpancés también han aprendido muchas estrategias astutas para usar herramientas a fin de obtener alimento. Además de abrir las nueces con piedras, algunos chimpancés matan monos con lanzas de madera. Otros consiguen termitas con palos cuidadosamente adaptados para este fin.

Los bonobos, en cambio, viven en bosques donde la comida es mucho más abundante. “Es el paraíso: la comida cae de los árboles”, explicó Warneken.

Al adaptarse a este ecosistema, los bonobos pueden haberse vuelto más tolerantes. Reconocen el valor que tiene la comida para los demás y no sienten la urgencia de acapararla.

No obstante, los bonobos también parecen menos aptos para usar herramientas. En la naturaleza nunca se les ha observado cascando nueces con una piedra ni pescando termitas con un palo.

“Puede que simplemente no tengan una comprensión profundamente arraigada de las herramientas”, comentó Warneken.

Es posible que los chimpancés sean incapaces de anular sus tendencias egoístas sobre la comida. Por otra parte, manifestó Warneken, quizá reconocen la importancia de las herramientas para otros chimpancés.

Foto temática. Pixabay

Warneken y otros investigadores han realizado estudios similares con niños y descubrieron que hasta los bebés ofrecen de manera espontánea tanto comida como objetos a los adultos.

El trabajo de Krupenye y otros investigadores deja en claro que los humanos no son únicos en su generosidad. Es posible que nuestro ancestro común con los bonobos y los chimpancés ya fuera prosocial, al menos en cierta medida. Además, ahora nuestra generosidad va más allá de lo que él y otros investigadores observan en nuestros parientes más cercanos.

“Somos muy buenos para darnos cuenta cuando otros individuos pueden beneficiarse de algo”, afirmó Hare.

Esta versatilidad puede haber evolucionado de manera muy temprana en nuestro linaje y dio lugar a características que nos alentaron a compartir más. Esto hace que niños que apenas están a aprendiendo a caminar tengan inclinaciones generosas sin que se les enseñen.

Warneken hace notar que alrededor de los 5 años, los niños se vuelven más conscientes de sus acciones prosociales. Saben que ser generosos es bueno para su reputación.

Es posible que, después de que nuestros ancestros desarrollaron la tendencia a ser generosos, también hayan desarrollado un cerebro capaz de entender las normas. A su vez, los humanos lograron identificar los beneficios de esta práctica.

“Ya no se trata del mismo tipo de motivación que encontramos en otros animales”, concluyó. “Ahora hay una especie de obligación de compartir con los demás”.

Temas

Comentarios