Logo En Pareja
El café en pequeñas dosis es mejor.

El café en pequeñas dosis es mejor.Pixabay

Vida

Consecuencias en la salud por tomar mucho café

las elevaciones crónicas de la secreción de cortisol podrían tener consecuencias en la salud a largo plazo

Por: New York Times

Entérate de como la cafeína en dosis extremosas  interviene directamente con algunas afectaciones en tu cuerpo. Este articulo te explica a detalle a través de un estudio el cómo el consumir cafeina en grandes cantidades cambia por completo nuestro ritmo cardiaco, el nivel de energía y otros aspectos que te dejaran una gran reflexión en cuanto al consumo de la cafeína. 

La cafeína incrementa la secreción de la principal hormona productora de estrés en el cuerpo, el cortisol, mejor conocido por provocar una respuesta instintiva cuando percibes una amenaza o una crisis. Cuando el hipotálamo y la glándula pituitaria estimulan las glándulas suprarrenales, estas producen cortisol, el cual desvía otras funciones corporales a fin de que haya una respuesta pronta y eficaz ante el estrés o el peligro.

Una sacudida repentina de cortisol provoca un aumento en la presión arterial, en la velocidad del ritmo cardiaco y en el nivel de energía, lo cual sin lugar a dudas permitió que algunos de los primeros humanos escaparan de más de un león hambriento que los pudiera estar persiguiendo. En la actualidad, solo unos cuantos debemos preocuparnos de ser presas de una bestia salvaje. No obstante, muchas personas viven en un estado casi constante de estrés bioquímico, con el sistema de alarma del cuerpo encendido a máxima potencia todo el día.

La cafeína debe consumirse en pequeñas dosis. Foto: Pixabay

Un flujo constante de demasiado cortisol puede dar como resultado una variedad de problemas de salud, entre ellos ansiedad, depresión, problemas de memoria, concentración y sueño, así como aumento de peso y —en efecto, querido hermano— enfermedades cardiacas.

Aunque las respuestas del cortisol a la cafeína son reducidas en gente que lo consume todos los días, no se eliminan, como lo demostró un ensayo controlado que realizó un equipo de investigación multidisciplinaria. En un informe publicado en 2005 en la revista Psychosomatic Medicine, el equipo dirigido por William R. Lovallo, experto en estrés del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Oklahoma, concluyó que “las elevaciones crónicas de la secreción de cortisol podrían tener consecuencias en la salud a largo plazo”.

Entre los posibles efectos perjudiciales que enlistó el equipo se encuentran una serie de respuestas alteradas del sistema inmunitario y del sistema nervioso central, déficits de la memoria y cambios cerebrales en el funcionamiento del lóbulo frontal y del sistema límbico involucrados en factores críticos como la resolución de problemas, el juicio, la motivación, la atención, la memoria, el aprendizaje, las emociones y la empatía.

Para la gente que está en riesgo de padecer una enfermedad cardiaca, tal vez el efecto adverso más grave del consumo excesivo de cafeína es su capacidad de elevar la presión arterial. Como lo informó el equipo de Lovallo, “la ingesta diaria de cafeína no erradica la respuesta de la presión arterial a la cafeína”, incluso en hombres y mujeres jóvenes y saludables.

Otros estudios han demostrado que, en gente con hipertensión o que está en riesgo de desarrollarla, las respuestas del cortisol a la cafeína son exageradas. En un primer estudio, Lovallo y sus colegas encontraron que “los hipertensos limítrofes y las personas que tienen un historial familiar positivo tienen respuestas más rápidas y prolongadas del cortisol a la cafeína que las personas de bajo riesgo”.

Mi hermano está en tratamiento por hipertensión desde hace mucho tiempo y ahora está muy consciente de que debe mantener una dieta baja en sodio. Sin embargo, tal vez sería aun más útil si también redujera la cantidad de cafeína que consume de forma regular y remplazara ese café con cafeína por un descafeinado, una sugerencia que rechazó de manera categórica cuando se la propuse.

Desde entonces, he encontrado otra razón cardiovascular para que mi hermano y otras personas consideren reducir la cantidad de cortisol que viaja por su torrente sanguíneo de forma rutinaria. En un estudio de 2012 hecho en el Reino Unido con 466 hombres y mujeres saludables de un promedio de 62 años de edad, sin antecedentes o señales de enfermedades coronarias, se encontró que en el 40 por ciento de los sujetos que reaccionaron a una tarea estresante con un aumento significativo del cortisol se incrementaron de manera importante los depósitos de calcio en las arterias coronarias en el transcurso de tres años. Los altos niveles de calcio están asociados con una mayor cantidad de placa arterial y un mayor riesgo de infarto.

Incluso en una muestra de mujeres jóvenes y saludables, los investigadores encontraron que había una relación entre el aumento de la presión sanguínea por estrés y un incremento del 24 por ciento en la probabilidad de desarrollar depósitos de calcio en las arterias coronarias trece años después.

Así que, como sucede con la mayoría de las cosas buenas de la vida, con la cafeína, la moderación es la clave para maximizar los beneficios y al mismo tiempo minimizar los riesgos.

TE RECOMENDAMOS