Logo En Pareja
Niños que se niegan a hablar

Niños que se niegan a hablarFoto: Freepik

Vida

Mutismo selectivo en los niños, qué hacer si mi hijo dejó de hablar

El mutismo selectivo es una situación muy común en niños sobreprotegidos o que están atravesando por un momento tráumatico que los ha orillado a dejar de hablar

Por: Nadxiely Chavez

Si de repente y sin motivo evidente tu hijo dejó de hablar, esto podría deberse a múltiples factores. Expertos ya le han dado un nombre, mutismo selectivo y a continuación voy a mencionarte en qué consiste.

En muchas ocasiones se dan caso de niños que no quieren hablar, ya sea en ciertas situaciones o cuando están delante de algunas personas.

Así que podemos definir el mutismo selectivo como la dificultad que presentan algunos niños y niñas cuando tienen que comunicarse verbalmente en situaciones que son poco familiares para ellos o cuando tienen que hacerlo con personas poco conocidas.

Cabe señalar que los niños que han dejado de hablar o tienen mutismo selectivo poseen una capacidad lingüística y comunicativa adecuada para su edad, sin embargo limitan su comunicación oral a personas muy íntimas y a situaciones muy específicas.

Te va a interesar: 5 formas de erradicar la inseguridad en un niño y fortalecer su autoestima

Es decir, en estos pequeños las dificultades para comunicarse no se deben a trastornos del lenguaje ni a cualquier otro que involucre el desarrollo, sino que el mutismo es una estrategia aprendida para evitar situaciones en las que tiene que hablar y que les generan ansiedad. Es por eso que suelen compensarlo usando medios de comunicación alternativos como cuchichear al oído, hacer gestos, muecas, sacudidas de cabeza, empujar para pedir algo, etc.

Mutismo selectivo. Foto: Unsplash

En la aparición y desarrollo del mutismo selectivo influyen distintas variables como:

Las propias del niño: timidez, retraimiento social, dependencia, vulnerabilidad a la ansiedad, falta de habilidades sociales,etc.

Ambientales relacionadas con el contexto del niño: estilo educativo sobreprotector o autoritario de los padres, bajo nivel de sociabilidad o aislamiento familiar, apego excesivo de la madre, inadecuados modelos de relación interpersonal, experiencias sociales traumáticas, perfeccionismo familiar o escolar.

Todas estas variables van aumentando la probabilidad de padecer el mutismo, sin embargo el trastorno suele desencadenarse cuando hay en la vida del pequeño un acontecimiento vital estresante, apareciendo especialmente con el inicio de la escolarización.

Te va a interesar: Estrategias para disciplinar a tu hijo que te reta todo el tiempo

Una vez que ha aparecido el problema de mutismo selectivo, el trastorno va a mantenerse en el tiempo debido fundamentalmente a dos condiciones:

A que estos niños suelen tener un exceso de atención por parte de los adultos que le rodean, así como un exceso de protección o acomodación a la forma alternativa en que se comunican, lo que va a reforzar el mutismo.

Por otro lado, los niños suelen retirarles completamente la atención, lo que provoca que se reduzcan las interacciones con iguales, agravando la situación de aislamiento social.

Visita el canal de YouTube de EN PAREJA dando CLICK AQUÍ

Temas

Foto del periodista Nadxiely Chavez

Nadxiely Chavez

Redactora Web

Licenciada en Ciencias de la Comunicación, egresada de la Universidad de Occidente. Redactora en el periódico El Debate, desde 2015, para el sitio web En Pareja. Con un gusto especial por la historia, la lectura y los personajes que dejaron huella en el mundo.

Ver más

Comentarios