Logo En Pareja
Papá asiático instala laboratorio para salvar la vida de su hijo

Papá asiático instala laboratorio para salvar la vida de su hijoJade Gao | AFP

Vida

Papá asiático instala laboratorio para salvar la vida de su hijo

Un padre de familia de origen asiático hizo todo lo posible por salvar la vida de su hijo a quien no le daban muchas esperanzas de vida, y a pesar de que lleva buenos resultados, aún no logra su objetivo final

Por: Roberto Lizarde

Cualquier padre haría todo lo posible por ver a sus hijos bien, pero cuando sus vidas corren peligro, normalmente dependemos de lo que los médicos puedan hacer, ¿pero que pasa cuando el diagnóstico se complica y los tratamientos no están disponibles para salvar su vida? Muchos entrarían en crisis y se bloquearían, otros se tomarían el tiempo para solucionarlos ellos mismos, y ese fue el caso de un papá asiático que instaló un laboratorio para poder salvar la vida de su hijo.

Dice la lógica japonesa "Si alguien puede hacerlo significa que yo también puedo hacerlo. Si nadie puede hacerlo significa que debo ser yo el primero en hacerlo". Cuando Xu Wei se enteró que su hijo tenía pocas posibilidades de vivir, y que incluso no rebasaría los tres años de edad, hizo todo lo posible por brindarle un tratamiento que desafortunadamente no se encontraba en China, pero en vez de quedarse de brazos cruzados, instaló un laboratorio farmacéutico en un apartamento.

Para haber hecho lo que hizo, probablemente pienses que se necesita de mucha preparación, pero te sorprenderá saber que Xu Wei ni siquiera terminó el bachillerato; además solo habla chino, pero sin importar todos estos factores que jugaban en su contra, Xu Wei comenzó repentinamente una carrera como técnico de laboratorio, y partiendo de una documentación que encontró en inglés por Internet desarrolló un tratamiento.

Lee también: Empezar algo y no terminarlo es un problema psicológico, nunca es tarde

Realmente no tuve tiempo para pensarlo si hacerlo o no. Debía realizarlo, confesó el amoroso padre desde su laboratorio instalado en un apartamento de un alto edificio en Kunming, gran ciudad del suroeste de China.

Papá asiático instala laboratorio. Foto: JADE GAO/AFP via Getty Images

El bebé por su parte no puede moverse por sí solo, y tampoco puede hablar, pero sonríe cada vez que su padre se acerca y le acaricia la nariz; además intercambian profundas miradas cuando lo alimenta con biberón, y "Aunque no pueda moverse ni hablar, tiene corazón y emociones", afirma Xu Wei.

Un fármaco que puede ralentizar los síntomas del bebé es el histidinato de cobre, sin embargo, no se encuentra en china sino en otros países, y por motivos del Covid, se cerraron fronteras y no pudo moverse para combatir esta rara enfermedad que afecta a uno cada 100 mil recién nacidos.

“Invertí entre 300 mil y 400 mil yuanes (40 mil a 54 mil euros), no sé muy bien, indicó.

Instaló todo en casa de sus padres, y en un mes y medio logró producir un primer frasco. "Temía un accidente, y entonces experimenté con conejos y después me lo inyecté a mí mismo", dijo el aprendiz de químico. Actualmente, Haoyang recibe una inyección cotidiana con la cual obtiene el cobre que falta a su organismo.

Lee también: Cambios que sufren los hombres a partir de los 40 año de edad

“Como médico, esto me da vergüenza. Demuestra que no nos ocupamos de esas familias, tanto el sector farmacéutico como el sistema sanitario“, reconoce Huang Yu, subdirector del Departamento de genética médica en la universidad de Pekín.

Por su parte, el padre de la criatura sabe que el histidinato de cobre solo mejora algunos síntomas, pero no la curación, así que no se hace ilusiones con las probabilidades de supervivencia de su bebé; es por ello que al no quedar conforme se adentró en la terapia génica, con la cual brinda alguna esperanza con el desarrollo de un vector genético experimental.

Visita el canal de YouTube de EN PAREJA dando CLICK AQUÍ