Logo En Pareja
Para ser un buen padre no debes ser amigo de tus hijos

Para ser un buen padre no debes ser amigo de tus hijosPexels

Vida

Para ser un buen padre no debes ser amigo de tus hijos

Aunque muchos padres anhelan tener una excelente relación con sus hijos, los expertos advierten que convertirse en amigos puede resultar conflictivo. 

Por: María Encinas

Cualquier padre anhela tener una relación espectacular con sus hijos, llevarse bien, convivir de maravilla y lograr que tengan confianza, pero para ser un buen ejemplo, no debes ser amigo de ellos y lograr que te vean como igual, los expertos advierten que eso trae consecuencias más que ser algo positivo, hay razones de peso para considerar si en verdad quieres que te vean como una amistad más. 

El sueño de todo buen padre es que sus hijos lo consideren como un amigo para así, según ellos, elevar su grado de confianza, no tener que lidiar con esos protocolos de respeto y superioridad que se manejaba años atrás, sin embargo, hay quienes señalan que darles el poder de tratarte como uno más de ellos, convierte la relación en algo no tan positivo. 

Si asumes el rol de padre o madre, no puedes tomar también el rol de amigos, eso es lo que los expertos señalan cuando de criar a tus hijos se trata, pues indican que no debes permitir que te vean como una amistad más de su lista junto a los compañeros que tiene en el colegio, ya que debes mantener una autoridad para poder imponer reglas, hacer respetar tu palabra y tus condiciones. 

Leer también: Formas en las que tu hijo te dice Te Quiero y demuestra su cariño. 

Hijos
Para ser un buen padre no debes ser amigo de tus hijos. Foto: Pexels.

Hay muchos padres que creen que lo mejor que pueden hacer para que sus hijos les tengan mucha confianza y no miedo, es convertirse en sus amigos, sin embargo, existe una diferencia entre lo que es el papel de padre o madre de familia, que el de ser una amistad más del colegio, hay algunos expertos que consideran que ser amigos no es el camino correcto. 

Convertirte en amigo de tus hijos y quitarte tú mismo el poder de autoridad como padre de familia, sería el error más grande y caro, ya que los padres son los encargados de llenar de valores, conducir por el buen camino, dar consejos, darles herramientas necesarias, regañar cuando es necesario, corregir si así se requiere, moldear al hijo o hija. 

Cuando el padre o la madre le enseña a los hijos a no verlos como figura de autoridad y respeto, sino como un amigo más, ellos mismos se restan el poder ante ellos y en ocasiones (no siempre), esto desata faltas de respeto, desobediencia, bromas, porque se confunden las cosas y es ahí cuando todo se va perdiendo, el vínculo padres e hijos va perdiendo la fuerza. 

Leer también: El beso de buenas noches a tus hijos jamás se te debe olvidar. 

Uno de los roles de los padres de familia es establecer límites, reglas y buena conducta para enfrentar la vida y sus diferentes desafíos, pero cuando les dices a tus hijos que eres su amigo o amiga, esto tiende a distorsionarse. No les digas que eres su amigo, mejor diles que eres su confidente, que puede contarte todo, porque siempre estarás para escucharlos y aconsejarlos. 

El decirles que no eres su amigo o amiga, no quiere decir que te cierres a la posibilidad de que te confíen sus problemas o lo que les ocurre, pues debes explicarles que eres su confidente, que pueden contar contigo en las buenas y en las malas, que estarás ahí cuando todos los demás se vayan, que le darás todo el amor y todo el respaldo. 

Pero que también lo vas a corregir cuando sea necesario, que no le vas a solapar lo que esté haciendo mal y que lo estás ayudando a moldearse, sin embargo te debe respeto tal y como tú también lo vas a respetar, la convivencia se desarrollará en armonía aunque no sean amigos, habrá amor, comprensión, comunicación, confidencialidad, pero ante todo estará el respeto. 

Visita el canal de YouTube de EN PAREJA dando CLICK AQUÍ. 

Temas

Foto del periodista María Encinas

María Encinas

Periodista

Egresada de la Universidad del Altiplano del estado de Tlaxcala en la carrera de Ciencias de la Comunicación. Con un gusto especial por la lectura y la redacción, considerándolos un escaparate de lo que hay en mi imaginación y corazón. Apasionada de la vida, arriesgada y en constante aprendizaje.

Ver más

Comentarios