Logo En Pareja
¿La vida te da salidas?
Vida

¿La vida te da salidas?

 

Que en la vida nada te detenga, siempre hay solución a todos los problemas. 

Por: Juan Tonelli

Juan Tonelli trae para ti fascinante tema sobre como en la vida se debe superar los obstáculos, primeramente con una actitud y con la certeza de que a veces las cosas pasan por que sí, y es cuestión de aceptar ciertas situaciones como buenas lecciones de vida. A veces las personas van por la vida llorando porque creen que sus problemas son realmente muy grandes y casi insoportables, cuando la realidad es que la vida si te da salidas, puedes escoger opción para mejorar tu calidad de vida.

Eso sería lo que verdaderamente hace crecer a todo ser humano. Entonces la cuestión aquí es ¿La vida te da salidas?. Descúbrelo con esta historia que el escritor latinoamericano.

La vida siempre te recompensa con un nuevo día. Foto: Pixabay

Crisis es cuando las preguntas no pueden responderse.

GARRY KASPAROV

¿La vida te da salidas?

—Siempre.

Su tío Raúl, a quien adoraba, le había contado cómo pudo darse cuenta de la solución a una crisis muy fuerte que había tenido en el pasado, la separación de su esposa y la quiebra de su empresa.

—Si no podés nadar, flotá… flojito, nomás, flojito… como una hoja en el mar. Nunca trates de ir contra la corriente, es mejor abrir bien los ojos para no perder detalle. Tu abuela decía “el diablo está en los detalles”, y así es, Daniel. Una vez descubrí una puerta. Lo mejor es abrir la cabeza, porque no es que no haya puertas; no las vemos porque estamos empecinados en que justo se abra una en particular.

¿Alguna vez sentiste que no había salidas?

—Y sí, lo sentí en varias oportunidades…

—Me preocupa no ser suficientemente bueno, y por ende, no poder cumplir mis sueños.

Su tío pensó para sus adentros aquella famosa frase de “si querés hacer reír a la vida, contale tus planes”. Pero ¿cómo explicárselo a un joven de veinte años? Definitivamente esa no era una buena estrategia.

—La vida siempre te da salidas, aunque a veces no son las que deseábamos. También es justo que te cuente que, en determinadas crisis, uno ni siquiera sabe qué es lo que quiere, o qué es bueno para su vida. Y sin embargo, la vida nos rescata, y sigue su curso, misterioso. Con los años, mirás para atrás y entendés todo. Todo tuvo un sentido. Así que quedate tranquilo. Confiá en la vida. Siempre confiá en la vida.

La vida si te da respuestas a tus conflictos. Foto: Pixabay

Daniel, 55 años

Los esfuerzos para evitar caer en el agujero negro fueron enormes. Pero nada torcía el curso de los hechos. ¿Sería el destino? ¿Qué maldito lugar ocupaba el libre albedrío? ¿Existía? ¿O era otra broma de Dios, el eterno humorista? ¿Para qué tenemos la voluntad, si cada vez que realmente la necesitamos no sirve para nada? ¿Para qué está? ¿Sólo para levantarse cuando suena el despertador o para hacer abdominales? Si para lo importante —como dejar de fumar, comer con moderación, ser fiel o dejar el alcohol o el clonazepam— no sirve, ¿entonces para qué sirve?

Pero me sigo preguntando: ¿las crisis son crisis de la voluntad? ¿Acaso es necesario que se manifieste la impotencia absoluta para que empiece a expresarse la gracia? ¿Para que la vida deje en claro quién manda? ¿Para mostrarme que mis esfuerzos

sólo enmascaran mi omnipotencia? Mirando hacia atrás compruebo que la respuesta de mi tío era verdad. En la vida siempre hay puertas, y siempre te rescata. No sólo de situaciones que parecen no tener salida, sino que también nos salva de nuestras ideas. De nuestras pequeñas formas de entender cómo debemos solucionar los problemas. O, peor aún, de nuestras certezas acerca de cómo debe ser la realidad.

A amigos que ponderan la entereza que he tenido en mis sucesivas crisis les digo que no fui yo. Me malinterpretan, creen que peco de falsa modestia. No es así, de ninguna manera. Mi corazón sabe que no fui artífice de nada. Todo me fue dado. La vida siempre nos rescata. No de la manera que deseamos, pero nos salva. Y muchas veces, aun a pesar nuestro.

TE RECOMENDAMOS